Las cosas claras

POR CRISTIAN NIELSEN

Digamos que Ud. es empleado del sector privado. Llegan las 12 y es hora de comer. Si tiene suerte le darán media hora para el almuerzo… que usted habrá llevado en un táper y pagado de su bolsillo.

Si es empleado público, la comida se la paga el Estado, o sea Ud. En realidad, su almuerzo le costará el doble porque aparte de pagarse el propio, Ud. tiene que alimentar a algún funcionario público con los impuestos que Ud. paga.

Porque los funcionarios públicos, no sé si Ud. lo sabe, no pueden pagarse la comida. Hay que echarles de comer.

Es probable que Ud., antes de entrar al trabajo, haya ido a pagar la cuota del colegio de sus hijos, de su bolsillo,
naturalmente. Si es empleado público, la cuota la paga el Estado, es decir, Ud. Entonces Ud., estimado amigo/a, paga el colegio de sus hijos… y los de algún funcionario público. Porque los funcionarios públicos, no sé si Ud. lo sabe, no pueden financiar la educación familiar.

Se la tenemos que pagar nosotros.Ud. paga una factura de luz bastante alta ¿no? Si es funcionario de la ANDE paga la mitad, no importa lo que consuma. Es decir, Ud. paga su consumo y el de algún otro funcionario… Porque no sé si Ud. sabe que los funcionarios no pueden pagarse la luz. Hay que “ayudarlos”… Y si
acaso piensa irse de vacaciones, será mejor que lo piense bien. Porque aparte de financiar la propia con su sueldo, tiene que pagarle las vacaciones a algún funcionario público, con los impuestos que Ud. deja en
la SET. Porque no sé si Ud. sabe… en fin.

Esto está muy claro. Ud. tiene obligaciones. Aparte de mantener su familia, tiene que pagar impuestos para que 300.000 ciudadanos que no pueden  pagarse la comida, la educación de sus hijos, las vacaciones o el médico
sigan ejerciendo sus “derechos adquiridos”. Queda claro, ¿verdad?


También podría gustarte