Salvadores de Almas protagonizan Overava

La proyección será en la Manzana de la Rivera

Funa pelícu­la desafiante me enfrenté a mis propios miedos. Creí que sería una película de fantasmas y ter­miné encontrándome con un montón de seres huma­nos, buscadores de espe­ranzas, que los denominé salvadores de almas”, co­mentó Mauricio Rial Banti, director del documental Overava que se proyectará hoy a las 20:00 horas en el centro Cultural Manzana de la Rivera.

Overava hace referencia a los tesoros escondidos bajo tierra en Paraguay, a media­dos del siglo XIX, durante la guerra de la Triple Alianza. Tuvo su estreno en 2012 en 18 televisiones públicas de 15 países. Este documental fue una coproducción en­tre la SNC, El Tendedero y Doctv Latinoamérica.

“La idea de que se pro­yecte el filme, que se siga programando y viendo, es importante porque este va actualizándose. Es muy be­neficioso que participe en ciclos de este tipo”, señaló Rial Banti.

Agregó que empezó a sentirse como un profe­sional con mayor expe­riencia. “El mayor reto fue haberlo realizado en menor tiempo del que estaba acostumbrado, porque el mismo premio con el que fue financiado nos obligaba a trabajar con mayor velocidad, me enfrenté a situacio­nes que no esperaba, a la emoción, al miedo, a los fantasmas de uno mis­mo”, afirmó.

Acerca del proceso de in­vestigación puntualizó que fue muy particular.

“Yo había realizado un boce­to desde mi escritorio, a so­las, en base a ello fue aproba­da la financiación, después se hizo una investigación más formal y seria, cambié el enfoque hacia un lugar más humano, convertí ese boceto en el guión de una película documental ya en base a lo que la gente pensa­ba, sentía, vivía, fuera de ese escritorio, de mi imagina­ción”, explicó el profesional.

“Overava” es el primer do­cumental paraguayo en in­gresar al programa DOCTV Latinoamérica que fomen­ta la producción de filmes en el formato documental.

La realización general se lle­vó a cabo durante un año de trabajo, que incluyó 6 meses de investigación y prepro­ducción, 4 semanas de ro­daje en el interior del país y 5 meses de postproducción.

También participó en el taller de desarrollo de pro­yectos en La Habana, Cuba, en el que tanto los realiza­dores como los productores de varios países expusieron sus proyectos y fueron ase­sorados.

El equipo trabajó incluso durante la noche para generar sensa­ción de intimidad con los entrevis­tados, acompa­ñando a busca­dores de tesoros y curiosos en sus aventuras.

La película es la segunda de Rial Banti luego de “Tren Paraguay”, que se estrenó en el circuito comercial de cines de Paraguay en 2011, logrando un buen recibimiento por parte del público y la crítica.