Arasunú I: Cohete local en certamen mundial

Desafío Espacial Latinoamericano

Paraguay ha logrado grandes avances en prototipos innovadores que buscan situarlo en el rubro tecnológico y, por primera vez, el país participará del Latin American Space Challenge, una competencia de lanzamiento de cohetes, que se desarrollará del 9 al 11 de agosto en la ciudad de Tatuí del estado de Sao Paulo.

Cristian Rivas, presidente del Club Aeroespacial de la Facultad Politécnica de la UNA, manifestó que la delegación paraguaya viajará hoy con 18 estudiantes de las carreras de Informática e Ingeniería.
En esta competencia participarán Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y el invitado europeo Polonia.

“Arasunú I es el cohete paraguayo, que mide 1 metro con 44 centímetros, el fuselaje está hecho de aluminio de nave aeronáutico y el motor emplea propulsión de combustible propelente en estado sólido que pasa a gaseoso por medio de una quema, los gases dentro del motor se expanden generando presión, haciendo impulso al material para que salga volando”, resaltó Rivas.

Agregó que el prototipo contiene un satélite llamado CANSAT, este artefacto se conecta con circuitos electrónicos que detectan la altura exacta activando dos paracaídas, una más pequeña que estabilizará el cohete y la más grande, permitirá a la aeronave un aterrizaje lento.

COHETE ARASUNÚ I

MOTOR

MANÓMETRO

CONCURSO
Los estudiantes deben lograr que el cohete alcance 1 kilómetro exacto, mientras más preciso sea, más puntos ganarán.

Félix Kanasawa, director de la carrera de Aeronáutica de la Facultad Politécnica, declaró que los jueces (ingenieros aeroespaciales) son los que se encargarán de observar por medio de binoculares y por un altímetro ubicado dentro del cohete, dictaminarán la altura exacta alcanzada por el prototipo.

El manómetro, dispositivo que mide la presión de empuje del motor con combustible sólido, calcula por medio de una tabla si corresponde a 1 kilómetro de altura, en donde los estudiantes estuvieron utilizando en las dos últimas semanas.

La inversión del cohete alcanzó G. 8 millones, cabe destacar el apoyo de dos empresas privadas como la paraguaya Engineering S.A. y la brasileña PION LAB, además se sumó la Entidad Binacional Yacyretá.