Ciclismo: Más que un deporte, un estilo de vida

El chequeo general es clave a la hora de competir

La historia del ci­clismo se remonta a finales del siglo XIX. A partir de 1890 las bicicletas comen­zaron a desarrollarse con gran rapidez en el intento por perfeccionar este me­dio de transporte.

Gracias a tales avances fue posible alcanzar mayores velocidades, cada vez se hicieron más leves y me­nos costosas.

“Hace 10 años atrás, el ci­clismo creció 120%, tanto a nivel competitivo como de actividad física y medio de transporte. Los benefi­cios que trae consigo son variados, es anti estrés, se realiza al aire libre sin estar encerrado entre las 4 paredes y combate tanto la obesidad como las en­fermedades cardiovascu­lares”, comentó el ciclista paraguayo Pablo Villama­yor.

Agregó que el uso de la bicicleta en sí es un es­tilo de vida. En varios países europeos, las personas se manejan exclusivamente con éstas. “En Sudaméri­ca tardó más en llegar la moda, sin embargo, poco a poco las perso­nas se van adaptando y una vez que alguien em­pieza a andar en bicicle­ta, se hace difícil dejar­la”, señaló el atleta.

RECOMENDACIONES

Las personas que se aven­turan en esta actividad deben tener en cuenta la realización primeramente de un chequeo general, un análisis completo y elec­trocardiograma.

“Todo ello garantizará que la persona no se exponga a un sobre esfuerzo que podría llevar complicacio­nes. También, al salir a la vía pública se debe llevar casco, luces delanteras y traseras”, resaltó.

Además, lastimosamente las rutas del país no están preparadas para transitar de forma segura en este medio, de ahí la importan­cia de respetar las normas.

“Es importante cuidar las señales de tránsito y una vez que salimos debemos tener todos los sentidos prendidos, ya que cuando menos se espera, ocurren accidentes”, explicó el de­portista.

PLAN DE

ENTRENAMIENTO

Los ciclistas profesiona­les deben seguir un plan de entrenamiento perso­nalizado de acuerdo a la edad y horarios disponi­bles de cada persona.

“Si el corredor padece de alguna enfermedad, es necesario contar con un entrenado. Los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como profesionales son el frío, la lluvia y el calor, que son partes de los exigentes circuitos donde se realizan las competencias”, asegu­ró Villamayor.

Asimismo, el profesional recomendó si se va a com­petir, entrenar 1 hasta 3 horas por día, de acuerdo a la edad y el tiempo que se dispone. Si se realiza ciclismo por salud, se puede realizar la activi­dad de 40 minutos a 1 hora por día.