Impuestos: destino incierto y servicios malos

Claudia Prado
[email protected]

El principal medio de recaudación del gobierno paraguayo es a través de los tributos, por ello se debe rea­lizar campañas impositivas guiadas para el cumplimiento individual, crear conciencia tributaria desde el sentido común, no desde las sancio­nes por falta de cumplimento de las normas y difundir temor por los incumplimientos.

  1. DÉFICIT EN LA EDUCACIÓN CÍVICA

La mentalidad anti-tributaria de la mayoría de los contribu­yentes es por la falta de protección a los derechos sociales por lo tanto se encuentran reacios a pagar impuestos. La re­lación de reciprocidad entre el Estado y los contribuyentes no existe, exigen el pago de los impuestos pero como toda persona cuida su dinero y quiere ver los frutos de los aportes, se pregunta: ¿dónde está la transparencia en el uso de nues­tros aportes?

Generalmente se relaciona al contribuyente como codicioso, avaro por no asumir sus obligaciones impositivas, pero el motivo es la falta de conciencia tributaria la cual tiene rela­ción directa con el déficit en la educación cívica y en conse­cuencia a la educación tributaria.

El proceso de fiscalización debe dejar de ser una entidad ne­tamente recaudadora y lograr comprender que demostrando ser una institución confiable y sin corrupción, inculcando el respeto, principios tributarios, protegiendo los derechos y aplicando los aportes en servicios para la sociedad lograrán que la mayoría paguen sus impuestos.

  1. DERECHOS Y OBLIGACIONES

Los puntos más importantes en la cultura tributaria son el conocimiento y participación, el contribuyente debe conocer sus obligaciones y derechos así como la información íntegra del sistema tributario, el cual debe ser trasparente, objeti­vo y con políticas bien definidas. Los valores tributarios y la conciencia tributaria deben formarse en el proceso educati­vo, creando el sentido común.

El Estado debe dar a conocer completamente los propósitos de los aportes, el por qué se crean nuevos tributos, cómo los van a utilizar, en qué medida. Si al inicio, la entidad que exi­ge el pago no tiene clara y/o publican reglamentaciones sin sentido, me pregunto: ¿cómo los contribuyentes van a tener la seguridad de pagar lo exigido? Ninguna persona desea pa­gar más dinero de lo que corresponde.

Evasores y personas que desean vivir en un paraíso fiscal siempre habrá, pero para lograr el cambio significativo de­bemos tratar desde la raíz, la cual es que el Estado entienda que su fin no es simplemente recaudar, tratando de descar­gar su autoridad por los pocos que pagan.

  1. ESTRATEGIAS PARA EL DESARROLLO DE LA

EDUCACIÓN TRIBUTARIA

La Administración Tributaria es el ente responsable de di­fundir y confeccionar planes efectivos de forma a capacitar a los contribuyentes o futuros contribuyentes. En contraparti­da, los contribuyentes han ido adecuándose a las obligacio­nes impuestas, sin conocer totalmente la forma de defender sus derechos y garantías, así como evacuar sus inquietudes.

El flujo de la comunicación debe caer en todo el territorio na­cional y con personas que puedan y tengan la capacidad de enseñar, muchas veces nos comunicamos y no hay respues­ta a nuestras consultas. Otras veces abrimos expedientes de forma a satisfacer las dudas, pero el proceso es largo y en ocasiones no satisfactorio, dando al contribuyente la sensa­ción de una gestión burocrática y sin resultados favorables.

Existe un cambio comparando con los años anteriores, pero siendo realistas, no es suficiente. Como entidad reguladora deben lograr que el país crea en los procedimientos que rea­liza, demostrar que protegen los derechos del contribuyente y ser transparentes en la forma en que utilizan los aportes realizados.

Para iniciar el desarrollo se pueden desarrollar proyecto cí­vico-tributario en los centros educativos, formando y crean­do conciencia a los futuros contribuyentes de los beneficios sociales que conllevan el buen manejo del sistema impositi­vo, como así también de los valores tributarios.

También podría gustarte