Si EEUU se vuelve más endogámico,será un pésimo negocio para ellos

LA ETAPA TRUMP SIGNIFICA ERA DE REPLANTEAMIENTOS PARA MÉXICO PERO TAMBIÉN DE OPORTUNIDADES

El Pacífico Sur mexicano tiene en este momento el reto mayor al desarrollo del mercado interno, por­que los estados más po­bres de México son preci­samente los que están en el Pacífico Sur mexicano. Con esas palabras Hum­berto Hernández Haddad daba inicio a la entrevista en exclusiva con 5días en Ciudad de México, con el objeto de hacer un aná­lisis político de los dis­tintos escenarios que se exponen actualmente.El Doctor Humberto Hernandez Haddad es un político, diplomático y escritor mexicano de larga trayectoria.Fue diputado por el partido PRI de México a la edad de 21 años, más tarde fue senador a los 30. Además fue cónsul de México en Texas, EEUU, por varios años.

Trump quiere salir del tratado de libre comer­cio. ¿Qué significará para México que EEUU salga de ese tratado?

Para EEUU es un pésimo negocio y para México es una dificultad en el ca­mino, pero no es nada que deba hacer ver el fin del mundo, hay vida más allá del TLCAN y vendrá un mejor tratado, en mi opinión, el tratado ac­tualmente tiene zonas que necesitan ser revi­sadas, modernizadas, es necesario pensar en la infraestructura que de­ben aprovechar los tres socios, Canadá, EEUU y México. Pongo un ejem­plo en concreto, hay cerca de 200 presas a punto de reventarse en EEUU en enero se les reventó la de Oroville, California, y em­pezaron a desalojar a 200 mil personas en 24 horas de EEUU, pero como la de Oroville hay como 200. México, por su parte, tie­ne alrededor de 120 pre­sas en toda la república, pero 60 ya cumplieron su ciclo de vida y ni siquiera se ha comenzado a hacer los estudios para pro­yectos de construcción que llevan mínimo tres años en hacerlo, si vemos entonces la situación de agua, energía, vías, fe­rrocarriles, puertos, el reto es enorme y ahí es donde está la oportunidad de generar una política de altos niveles de empleo, ocupación, inversión pro­ductiva, en vez de pensar en construir un muro que es antieconómico, antie­cológico y antihistórico.

 La provocación de Trump de decir “los mexicanos la van a pa­gar”. ¿Cómo caló eso en ustedes?

Pues es solo eso, una provocación, una prue­ba psicológica, no sé por qué aquí perdieron tanto tiempo en eso, no es más que una provocación.

Trump prometió tripli­car esa cantidad, Oba­ma deportó 4 millones y Trump promete al menos deportar 11 mi­llones.

Sin embargo, en los úl­timos meses las deporta­ciones han disminuido.

Tienen mayor presencia mediática, pero menor estadística.

Es esta una oportu­nidad para que México se pregunte ¿cómo es posible que tenga a 15 millones de los suyos en ese país? ¿Y que las remesas desde EEUU constituyan una de las tres fuentes de ingre­sos más importantes para México? ¿Habría un nuevo México a partir de Trump?

Pues me da mucho gus­to que alguien que ve a México con respeto con deseos de que le vaya bien a México diga una verdad que se cae por su propio peso. El destino de México no está en manos de los estadounidenses sino está en manos de los mexicanos, de lo que de­cidamos hacer o dejar de hacer y yo, por lo pronto, diría que una de las cosas que hay que dejar de hacer es perder el tiempo en un pleito tóxico, improducti­vo, que no conduce a nada, y hacer un inventario de las aptitudes, cualidades que el país puede desple­gar y aprovecharlas en toda su potencia. Lo me­jor que en estos momen­tos pudo haberle pasado a México, es que el Gobier­no de los EEUU, el señor Trump, hablara con las provocaciones y retos que ha hecho, porque obliga al país a revisar algo que es fundamental, que cual­quier cosa que se diga de México no nos ofenda si resulta ser cierta. Cuando a mí me han preguntado qué opino de los insultos que alguien desde el ex­tranjero lance a México, mi respuesta siempre ha sido la misma “Cuidemos que no vaya a ser cierto”.

En cuanto al narcotrá­fico. Después de la de­portación del ‘‘Chapo’’. ¿Cómo enfrentar este grave problema a nivel mundial?

Pues va creciendo en el pensamiento jurídico que el manejo de las adiccio­nes no puede depender  de una estructura aboli­cionista, reglamentaria, sanitaria, policial. Debe de ser tratado como un problema de salud y es un problema de salud que está vinculado a una economía internacional que ha encontrado que es una manera de generar grandes flujos de capital, en donde ya no se sabe en qué momento las ins­tituciones financieras que tocan esos capitales lo hacen sabiendo o des­conociendo el origen de esos flujos. Es un proble­ma que tiene que ver con los problemas sanitarios, educativos y el manejo de las familias.

Políticamente hablan­do, ¿México está prepa­rado para López Obrador o López Obrador está listo para México?

Pues no es una pregun­ta que me la haya hecho, México está listo para resolver una larga cade­na de rezagos y no veo el futuro de México depen­diendo de una persona o un caudillo,creo que sería un regreso al siglo XIX. Hacer parecer el destino de México como el resul­tado de un hombre, un líder que decida. Lo que hay que hacer es una re­forma de instituciones, es un rezago institucional, un debilitamiento de ins­tituciones. Yo propongo concretamente dentro de la reforma de las institu­ciones una reforma ur­gente de la Secretaría de la Gobernación de México, la revisión de tres temas como la migración, se­guridad de fronteras y la actuación de las agencias de seguridad nacional que en los últimos años han brillado por su ausencia.

 ¿México perdió una oportunidad para inte­grarse más con América del Sur?

La geografía tiene peso y estamos hablando de un problema de geografía contra uno de voluntad política y en el caso de Brasil, Argentina, Chile, Venezuela, la pregunta que tendríamos que ha­cernos es ¿qué ha pasado con el Mercosur? ¿Por qué el Mercosur por razones distintas al TLCAN tam­bién enfrenta sus propios problemas?. Vamos a tener la necesidad de revisar un modelo de desarrollo que ha obligado a tomar deci­siones sociales dolorosas y tenemos unos índices de desigualdad muy altos. La Cepal lleva los índices y la desigualdad en México es la más alta en la región, Latinoamérica, que a su vez es la de mayor des­igualdad del planeta.

¿El hecho de que Mé­xico tengan a uno de los hombres más ricos del mundo como Slim es prueba de ello?

No lo creo, en realidad el fenómeno nuestro de desigualdad no se origina con la cantidad de millo­narios que tenemos sino en cuantas regiones del país han venido obser­vando un rezago como el que hoy muestra México del Norte y México del Sur, yo soy un mexicano del sur y veo que el sur petrolero, el sur hidráulico, está descapitalizado sin infraestructura y las pro­mesas de integración con América del Norte queda­ron muy lejos, todavía no se materializaron. Por eso quizás a la pregunta que has hecho, la geografía impuso sus condiciones y marcó sus tiempos pero en estos tiempos de revi­sión de que vamos a hacer en materia de integración regional es quizás el mo­mento de preguntarle a América Central, a los paí­ses si se sienten prepara­dos y dispuestos política­mente para un proyecto de integración.

 ¿Es optimista con res­pecto a Latinoamérica?

Sí, por una razón dejar perder lo que ya se ha ganado no solo sería un crimen contra la Amé­rica Latina misma, sería una manera de renunciar a algo que costó mucho trabajo, mucho sacrificio de generaciones que nos precedieron, sería ignorar nuestra propia historia, yo creo que la juventud latinoamericana va a reac­cionar en defensa de ins­tituciones democráticas, rechazar caudillismos, rechazar prácticas dic­tatoriales, no creo que la juventud latinoamericana se vaya a poner de rodi­llas para someterse a una nueva era de oscuran­tismo en donde se pierda todo lo que se ha ganado en los últimos años. En­tiendo que hay un cierto malestar con los frutos que muestra la democra­cia en Latinoamérica, pero la alternativa es peor.

 

 

También podría gustarte