Los PR están de moda

ENTRE NOSOTRAS

STEPHANIE HOECKLE

DIRECTORA OUIOUI

[email protected]

¿Alguna vez te preguntaste qué es lo que hace que te guste cierta marca de ropa y accesorios a tal punto que decidas darte un gustito aunque el costo sea más alto del que tenías presupuestado? Puede que sea por su calidad o por el diseño, pero lo más probable es que hayas sido seducido por una estrategia prepara­da por la publicidad, el marketing y los grandes PR (relacionistas públicos) de esa marca, que trabajan tras bambalinas para hacer que sea famosa y favorita entre todos.

El mundo de la moda es bastante complejo. Es una industria de gran porte que involucra a miles de personas en la concepción, la fabricación, la presen­tación y la venta de sus productos. Detrás de cada desfile de los fashion shows alrededor del mundo trabajan incansables equipos que se ocupan de hasta el más mínimo detalle: desde chequear los créditos que aparecen en las revistas y coordinar qué se van a poner los referentes de la marca, hasta determinar quiénes se sentarán en la primera fila de un desfile. Es común que veamos a los influenciadores más po­derosos de la moda como Anna Wintour, Mario Tes­tino, Olivia Palermo y otros ocupando esos preciados lugares del front row, como parte de una estrategia de PR que buscar contar con la aprobación de esas figuras referentes.

Casas de moda como Gucci, Chanel y Carolina He­rrera recurren a esas y otras estrategias para generar en nosotros –comunes mortales– el deseo de tener el estilo de vida que ellas pregonan. Hoy, incluso, las marcas siguen superando sus maneras de generar empatía con sus clientes, ingresando a la arena di­gital mediante el trabajo de los blogueros y sus redes sociales. Gala González, Andy Torres, Chiara Ferrag­ni, Hannelli Mustaparta y Garance Dore se han hecho famosas promoviendo un life style y los productos de las grandes marcas.

ALFOMBRAS ROJAS

El cine y la televisión son otras plataformas para llegar a los potenciales clientes. Ver a Carrie Brad­shaw vistiendo sus Manolo Blahnik en la serie Sex and the City ha llevado a millones de mujeres a soñar con esos zapatos. Las alfombras rojas de los Premios Oscar y otras grandes celebraciones que involucran a famosos también son espacios sumamente codicia­dos por las grandes marcas que buscan hacerse cargo del look de los cantantes, los actores y las actrices del momento.

Las marcas de diseñadores de nuestro país no son la excepción, ya que siguen la tendencia del fashion PR al pie de la letra. Como ejemplo más reciente pode­mos citar a Ilse Jara, quien en esta primavera lanzó su nueva colección durante el Tressemé Run-way, rodeada de celebridades y socialités de Asunción. Su desfile se hizo eco en todas las redes sociales, revis­tas y programas de televisión, llegando a posicionar su nombre y sus prendas como un objeto de deseo para muchas paraguayas.

Otras marcas optan por trabajar con figuras re­ferentes de grupos sociales (deportistas, artistas, conductores de tevé, modelos, blogueros), hacién­dolas parte de sus eventos, enviándoles obsequios e interactuando con ellas en sus redes sociales. La marca nacional de carteras Florencia, por ejemplo, optó este año por una innovadora estrategia para su lanzamiento otoño-invierno al seleccionar a mujeres que lideran grupos de su target, no necesariamente famosas, para que sean protagonistas de la campa­ña que ellas y sus amigos viralizaron en Facebook e Instagram.

DISEÑADORES LOCALES

Algunos diseñadores como Negro Vázquez, para su marca Caburé; Fiorella Galli, para su línea de joyas Fio; Ofelia Otello; Fernando Preda, para Viuda Ra­mírez; y Fabián Da Silva, para Fauvè Gaubbè, eligen vestir a personalidades de la televisión y el cine na­cional para sus galas, producciones de fotografías y programas, como parte de su estrategia de posicio­namiento.

El PR se ha convertido en un imprescindible com­plemento de la publicidad tradicional para el mundo de la moda, generando un nuevo espacio donde no solo se comparte un ideal y promesa de marca, sino que se cuida al máximo su reputación. Con su traba­jo también es posible adentrarse en el estilo de vida de aquellas personas a las que se busca llegar con los productos. Nuestros diseñadores nacionales están de parabienes, ya que han sabido aprovechar esta nueva estrategia comunicacional poniéndose a la altura de marcas de fama mundial.

También podría gustarte