Un pequeño universo donde cinéfilos son los protagonistas

Nathalia Llerena

@LlerenaNathi

Con el amor al arte como parte del día a día, nuestro bloguero de hoy cultivó una gran pasión por el séptimo arte que plasma y transmite a través del blog “Cinéfiloz”.

“El amor al arte es de fa­milia. Mi mamá era can­tante de un grupo musical, mi papá siempre fue muy conocedor del cine clásico, y de la mezcla de ambos salió mi hermana, amante de la música de todos los tiem­pos, y yo, amante del cine en general. En casa siempre fue una actividad familiar ver películas, y desde chico se convirtió en una pasión que nunca tuvo freno”, relató.

¿Cómo nace la idea  de crear Cinéfiloz?

La idea de Cinéfiloz nace como un hobby en medio del “boom” de los blogs en Pa­raguay entre el 2007 y 2008, primeramente, como un proyecto personal de rese­ñas de películas, y luego con marca propia con el nombre Cinéfiloz, con la idea de co­mentar las noticias actuales y practicar en la redacción de reseñas de películas des­de mi punto de vista.

¿Cómo evolucionó?

Empezó siendo nada más que un hobby, y con perse­verancia y mucha paciencia y pasión de por medio, fue adquiriendo cierta fama na­cional en lo que es internet.Luego de dos o tres años de existencia, el sitio trabajó con colaboradores de países como Argentina, Venezuela, y México, además de contar con redactores paraguayos.

El éxito posterior me llevó a trabajar en radio -que hago desde el 2011 hasta ahora- y, más reciente, un poco de televisión. En el 2016 me convertí en el primer y úni­co miembro paraguayo del Online Film Critics Society, una sociedad de críticos de cine con base en Estados Unidos, fundada en 1997.

¿Qué papel juega la capa­citación y formación en su carrera como bloguero?

Casi toda mi capacitación fue y sigue siendo empírica, aunque he realizado cursos varios de apoyo (redacción, cursos de periodismo, pro­ducción audiovisual, comu­nicación audiovisual, etc.). Como muchos de mi gene­ración, encontré que inter­net podía ser una academia suficiente que resultó muy importante en mi forma­ción, aunque siempre estoy pendiente de cualquier tipo de taller o curso que ayude a seguir creciendo.

¿Principales desafíos a los que se enfrenta ac­tualmente?

La sed de información y contenido me obliga a tra­tar de estar siempre ade­lante con las noticias, de lo contrario los lectores van a recurrir a otros medios más grandes que logran cubrir las noticias con mayor ra­pidez.

¿Cómo cambio su vida luego de la creación de Ci­néfiloz?

Bastante. Algo que nació como un experimento se convirtió en una pasión, y hoy es parte de mi propia imagen social y, de cierta forma, es parte de un legado que espero dejar. Comenzó siendo algo mío, y ahora es una pasión que compar­to con mi novia, hablando y yendo siempre al cine, y que también influye posi­tivamente en mi relación con mis dos hijas, que están creciendo en un ambiente donde el arte tiene mucha relevancia.

¿Cómo logra encontrar un equilibrio entre el tra­bajo del blog y el otro que mencionó?

Con mi novia manejamos una pequeña agencia de redes sociales, y además le ayudo logísticamente ya que ella se desempeña como fotógrafa. El balance no es nada fácil, y a veces uno quiere renunciar a algo para tener más tiempo para respirar, pero la pasión verdadera es motor para encontrar la forma de orga­nizarse.

Además, tenemos el privi­legio de trabajar desde casa, así que estamos muy pre­sentes en la vida de nuestras hijas, algo muy importante para nosotros, y actualmen­te el sitio cuenta con cinco colaboradores, y tenemos siempre las puertas abiertas para que más gente vuelque en el espacio su pasión por escribir y hablar sobre cine en el sitio.

¿Cómo aprecia el merca­do nacional para el desa­rrollo de este sector?

Lento y algo decepcionan­te. Soy un amante de los blogs, del formato, aunque hoy por hoy un blog ya no es sinónimo de “contenido amateur” y un blog profe­sional ya no se diferencia de un portal de noticias corpo­rativo, excepto, tal vez por el capital invertido. En Pa­raguay, muchos de los blogs que seguía y apoyaba deja­ron de existir porque no es una fuente de ingreso para la mayoría y las exigencias laborales y familiares mu­chas veces influyeron para que los autores dejaran de escribir, lo cual es una ver­dadera pena.

¿Animaría a las personas a sumarse a este universo digital?

Siempre que alguien me escribe y me dice que está empezando o quiere empe­zar un blog sobre cine (o so­bre cualquier otro tema), lo aliento y, si me da el tiem­po, lo ayudo. Más todavía en este país donde muchos terrenos siguen siendo poco explorados en internet, así que vale la pena arriesgar­se y dedicarle tiempo, que compartir pasiones en in­ternet es algo muy hermoso.

También podría gustarte