La evolución del almacenamiento externo hasta hoy

De kilobytes a terabytes fue el crecimiento

David Chamorro
[email protected]

Las primeras formas de almacenamiento externo de información se remontan a los discos o tarjetas perforadas, que fueron los primeros medios implementados para el traspaso de información entre computadoras ya en la década de los ‘60. No son como los CD Rom, estas primeras estaban hechas de cartulina con diversas aberturas conforme al código binario; ya en los años ‘70 apareció la cinta magnética.

POPULAR
El disquete, mayor y comúnmente conocido, se popularizó entre los años 80 y 90 pero, los primeros datan de la época del ’60 ya de la mano de IBM y su disquete de 5,14 pulgadas que poseía una capacidad de almacenaje de 1200 KiB, equivalente a unos 1,2 megabytes. El producto tuvo impacto por su practicidad y bajo costo.
Aún con bastante parte del mercado, el disquete fue lentamente desplazado por la llegada del CD, formato que se impuso de lleno con Sony y Philips en 1985. El primer CD de Philips tenía 60 minutos y 11,5 cm de diámetro pero, Sony extendió dicha capacidad a los 74 minutos para que cupiese de forma completa la “Novena de Beethoven”. Luego, se estandarizó a 80 minutos de audio o 700 megabytes de datos.

UNIÓN
A inicio de los ‘90, Philips y Sony se unieron y acordaron con Toshiba adoptar el SD (super density), creando el estándar DVD, con capacidad de almacenaje de datos equivalentes a los 4,7 gigabytes, es decir, 47 mil megas.

MAYOR CAPACIDAD
Ya para la época del 2000, apareció la memoria USB (pendrive), dispositivo que se conecta a un puerto y que utiliza memoria flash para almacenar información digital. La memoria USB (Universal Serial Bus) o memoria externa, en su primera generación tuvo una capacidad de 8 megas, ampliándose hasta los 64. Así, las nuevas generaciones de la misma fueron creciendo en capacidad de alojamiento y velocidad de procesamiento gracias a la tecnología.
En el año 2005, ven la luz las tarjetas de memoria (memory card) o tarjeta de memoria flash. El concepto fue acuñado por Toshiba debido a la capacidad para el borrado de datos en un instante (“flash”).

GIGAS
El tamaño fue disminuyendo hasta menos que un botón pero, aumentando de capacidad -pasando de los 2, 4, 8, 16 gigas- hasta llegar hoy a los 400 GB en una sola microSD.
Un disco duro externo, por su parte, puede llegar a 8 terabytes (unos 8 mil gigas).

Los precios en el mercado varían en demasía y los productos se encuentran en variedad de comercios a nivel nacional. Algunos referentes son: Compumarket, Tecnocenter, TecnoStore, entre otros. Además de una diversidad de precios que pueden rondar los G. 100 mil por un pendrive de 16 o 32 gigas (dependiendo de la marca), G. 80 mil por una memory card o microSD de misma capacidad y mayor velocidad de procesamiento. Un disco duro externo o memoria externa, ronda los 500 a 700 mil guaraníes desde los 500 gigas,  y el millón de guaraníes hasta los 4 terabytes (en promedio).

Una microSD en la actualidad puede llegar a almacenar unos 400 gigabytes. Un crecimiento exponencial desde los primeros megas.

También podría gustarte