MANTENER LA DISCIPLINA DE DEUDA

Uno de los indicadores macro de la economía paraguaya que goza de reconocimiento mundial es el equilibrio de nuestro en­deudamiento público. Tanto Gobiernos como organismos internacionales y calificado­ras de riesgo consideran la deuda paraguaya como una de las más sanas y sus bonos soberanos, entre los de rendimiento más aceptable en los mercados mundiales.

Muchos de los factores que contribuyen a darle predic­tibilidad a la deuda son de origen interno. Salud del sistema financiero, inflación controlada, un razonable costo de la política moneta­ria y disciplina fiscal férrea son índices que apuntalan la confianza en los instrumen­tos de deuda. La sanidad de la misma también se funda en el destino de esos fondos que deben servir sobre todo para estimular factores de producción y completar la infraestructura que aumente la viabilidad y sostenibilidad de la economía paraguaya.

Es imperioso, en este tiempo, mantener estos indicadores en tensión y en la dirección adecuada porque existen factores externos que pueden eventualmente afectar nuestra economía en forma negativa. El jugador clave en esta variable es la Reserva Federal de los Estados Unidos, que el 20 y 21 de este mes mantendrá la primera sesión presidida por su nuevo titular, Jerome Powell, un ex subsecre­tario del Tesoro de la era G.W.Bush a quien Forbes considera “una apuesta segura que seguirá los pasos de Yellen –su predecesora en la Fed- y favorecerá una salida gradual de la polí­tica monetaria expansiva introducida a raíz de la crisis financiera”.

Se estima que de esta reunión podría salir un nuevo ajuste de las tasas de la Fed. Con una elección general en camino y los indicadores políticos al rojo vivo, Hacienda y el BCP tienen muchas variables que considerar, en materia de deuda pública, en los próximos meses.

También podría gustarte