A pesar de la liquidez, los bancos iniciaron el año con buenos resultados

Los indicadores del sistema bancario del país demostraron resultados positivos en los primeros meses del presente año. Incrementos de los activos y de las utilidades, en línea con mayores colocaciones tanto en moneda nacional como extranjera, señalan que el panorama para el sector se presenta más optimista, luego de la fuerte desaceleración experimentada como consecuencia de la caída de los precios internacionales.

Sin embargo, las menores tasas demuestran que el mercado no demanda créditos suficientes para absorber la oferta de dinero existente, a pesar de los incrementos registrados en algunas carteras.

Principales carteras crediticias aumentan a febrero

Los activos del sector bancario del país aumentaron en 8,32% desde febrero del año 2017 hasta el mismo mes del presente año,  pasando de G. 110,2 billones a G. 119,4 billones. Este resultado va de la mano con un incremento de los créditos del sistema, que crecieron en  7,9% al segundo mes del 2018 en términos interanuales. Los préstamos pasaron de G. 68,3 billones a G. 73,7 billones en el mencionado periodo de tiempo, impulsados en parte, por el mayor dinamismo de las tres principales carteras bancarias.

La cartera más significativa del sistema, la destinada a los cultivos agrícolas en general, experimentó una expansión de 4,3% desde febrero del 2017 hasta el mismo mes del 2018, pasando de G. 12,6 billones a G. 13,2 billones. La recuperación de esta cartera también se puede observar en los créditos en moneda extranjera, que aumentaron en 5,9% a febrero, ya que la mayor parte de estos préstamos, son destinados al sector agrícola.

El incremento del financiamiento a estas actividades económicas es fundamental para el desempeño de las entidades crediticias, ya que por los altos volúmenes negociados incide de manera importante en los resultados bancarios. En la época del boom de los commodities, los créditos a cultivos agrícolas expandieron significativamente las transacciones financieras, sin embargo, la posterior caída de los precios internacionales generó una desaceleración en el sistema.

 

Los préstamos a la segunda cartera más importante, la destinada al comercio al por mayor, crecieron en 11.9%, pasando de G. 10,1 billones a G. 11,3 billones, aportando de esta manera al incremento general de créditos. Por otro lado, la cartera del comercio al por menor aumentó en 7,9%, sumando G. 5.2 billones y comprobando así el mayor dinamismo del sector.

La tercera cartera más importante, la de préstamos al consumo creció en 6,8%, variando de G. 8,9 billones a G. 9,5 billones. Estos mayores resultados también se pueden apreciar en el  dinamismo de los créditos en moneda nacional, ya que los mismos se expandieron en 9,1% a febrero en términos interanuales. El consumo es el sector con mayor participación en los préstamos bancarios en moneda nacional y abarcó al 24% de los mismos en el segundo mes del año.

A pesar de las menores tasas de interés, el mayor dinamismo de estas carteras incide en los activos y en las ganancias bancarias de forma positiva. Las utilidades del sistema aumentaron en 18,1% a febrero en términos interanuales, pasando de G. 327,5 mil millones a G. 386,9 mil millones.

Sin embargo, el sector financiero sigue registrando un exceso de liquidez, lo que implica que el sistema está preparado para una mayor recuperación crediticia a la registrada y que el dinamismo económico no acompaña a esta disponibilidad de recursos. Los elevados niveles de liquidez se pueden apreciar en la evolución de las tasas, que registraron disminuciones en promedio tanto para transacciones activas como pasivas, en moneda nacional y extranjera, desde febrero del 2017 hasta el mismo mes del 2018.

Depósitos crecen más que los préstamos

El mayor incremento de los depósitos en relación a los créditos y las menores tasas demuestran que los bancos poseen más recursos de los que están logrando colocar. Los depósitos bancarios registraron una variación positiva de 9,56% en el segundo mes del 2018 en términos interanuales, llegando a G. 86,3 billones.

En cuanto a la composición de estos recursos, se pueden apreciar incrementos en las carteras a la vista y de cuenta corriente, equivalentes a 24,5% y 11,2% respectivamente. Estas variaciones explicaron el crecimiento de la cartera total. Los depósitos en Certificados de Depósito de Ahorro (CDA) registraron una reducción de 1,7%. La necesidad del sistema de mayores depósitos a largo plazo, impide el financiamiento a proyectos e inversiones de larga duración, por lo tanto, incide en el dinamismo crediticio y en la liquidez.

El menor interés de los bancos de captar recursos como consecuencia de la mayor liquidez, se demuestra en la reducción del promedio de las tasas pasivas experimentada en febrero del 2018 en relación al mismo mes del 2017, que fue de 1,09 puntos porcentuales para operaciones en moneda nacional.

Por otro lado, la mayor disponibilidad de recursos del sistema se hace notar en el menor promedio de tasas activas, que presentó una disminución de 2,32 puntos porcentuales para transacciones en moneda nacional. Se apreciaron reducciones en las tasas de préstamos comerciales, al desarrollo, a la vivienda, al consumo, sobregiros y tarjetas de crédito.

Sin duda, el sector bancario se encuentra en recuperación, los principales indicadores del sistema así lo demuestran, no obstante, la disponibilidad de recursos del sistema no encuentra la demanda necesaria en la coyuntura económica actual, por lo que el sector tendrá que hacer mayores esfuerzos por mejorar el ritmo de las colocaciones y generar nuevos productos, en un entorno que ya no cuenta con las ventajas de elevados precios internacionales.

También podría gustarte