Real con graves pérdidas económicas

Mayor economía de Latinoamérica se está debilitando

Bloomberg

 

El real brasileño extendía sus pérdidas en medio de crecientes preocupaciones de que la mayor economía de América Latina se está debilitando mientras los inversionistas esperan que el banco central intensifique su apoyo a la moneda.

El real caía 0,4 por ciento a 3,825 por dólar a las 10:40 a.m. en Nueva York, el peor desempeño entre las principales monedas en un día en que la mayoría de sus contrapartes registraban significativas ganancias. Los operadores agregaron apuestas por mayores tasas de interés, mientras que el riesgo de los bonos medido por las permutas de incumplimiento crediticio a cinco años subió para registrar el segundo peor resultado del mundo en una semana.

Los encargados de política están intentando mejorar la confianza de los inversionistas mientras los activos brasileños se venden este trimestre en medio de especulaciones de que las elecciones de octubre darán paso a un presidente menos inclinado a realizar los dolorosos recortes de gastos que los analistas dicen son necesarios para fortalecer el presupuesto.

El mes pasado, el país fue paralizado por una huelga de camioneros de 10 días, que probablemente redujo la actividad económica y las cuentas del gobierno luego que la administración acordara otorgar subsidios para el combustible. Los temores de una nueva huelga surgieron el miércoles cuando el sector agroindustrial se quejó de los crecientes costos del transporte.

“El mercado sigue muy preocupado”, dijo Cleber Alessie, operador divisas de H.Commcor en Sao Paulo. “Los activos brasileños ya eran sensibles debido a las elecciones, y eso empeoró con la huelga de los camioneros, la situación de Petrobras y las cuentas fiscales”.

Los inversionistas están mirando al banco central para las subastas adicionales de los contratos de permuta, que proporcionan una cobertura contra la depreciación de la moneda.

Las autoridades proporcionaron un apoyo adicional de US$1.500 millones, pero no pudieron vender todos los contratos al precio que ofrecieron. La intervención en última instancia hizo poco para frenar la caída del real.

Los encargados de política brasileños son las últimas autoridades de bancos centrales que se encuentran adoptando medidas extraordinarias para apuntalar sus monedas después de los desplomes en Turquía y Argentina. Los inversionistas globales están crecientemente preocupados de que los mercados emergentes más vulnerables tendrán dificultades con las tasas de interés más altas en Estados Unidos.

La moneda brasileña brevemente traspasó 3,84 por dólar el miércoles, su último nivel de soporte técnico antes de la barrera psicológica de 4 por dólar.

También podría gustarte