Los procesos, personas y productos como camino de desarrollo estratégico

POR RODRIGO ARTURI
DIRECTOR DE INITIATIVE
[email protected] com.py
Las diferencias tecnológicas y la escala mundial de los negocios obliga a todas las economías a desarrollar habilidades estratégicas capaces de generar ventajas competitivas que les permitan desarrollarse y destacarse en un entorno cada vez más complejo con cambios constantes.

Las distinciones de la empresa que surgen de la creatividad e innovación permiten a las empresas potenciar su resultado y por supuesto generar un futuro más sustentable. Los principios estratégicos de esta situación se basan en la generación de una filosofía de negocios que asegure la diferenciación, no sólo en sus productos, sino en algún aspecto de negocios que provoque un modelo de gestión que las posiciones de manera distinta.
La constante búsqueda de la diferenciación se ha entendido como la provisión de servicios o productos que sean comparativamente más atractivos para el mercado, sin embargo, la diferenciación es en más amplio sentido de la estrategia una manera única de hacer las cosas que le permita satisfacer a los consumidores de manera superior; la logística es sin duda un factor de impacto en la generación de un modelo de negocios, considerando que es en este factor que los ahorros que se consiguen impactar directamente en la mejora o empeoramiento de la posición de la empresa, el brand equity como estrategia que permite moverse a distintos mercados a través de extensiones de líneas que permiten capitalizar a uno de los activos más estratégicos de las empresas, la construcción de una cultura de trabajo emprendedora & orientada a los resultados. El manejo oportuno de la información que permita potenciar al máximo el potencial de negocio y a través de la comprensión especifica de las necesidades, lograr generar satisfactores.
En base a todas las nuevas variables que permiten combinar variadas y múltiples estrategias, la empresa debe contar con las personas claves que puedan dirigir correctamente a los equipos a fin de desarrollar las competencias del cargo, en función a los requisitos que cada uno de ellos requiera. En la actualidad, las personas requieren planes de carrera individuales a cada uno y no más planes que apliquen de la misma manera para todos, las competencias son individuales y en función a lo que requiera la empresa.

Para este proceso de desarrollo del potencial de los equipos es fundamental contar con líderes preparados que orientar sus acciones a trabajar en equipo, motivarlos, inspirarlos, orientarlos a los resultados y lograr el compromiso en lograr la alineación necesaria para alcanzar las metas fijadas. La organización atractiva al mercado y al mercado del talento, puede impulsar su estrategia con una aceleración superlativa comparada con su competidor. Los nuevos conceptos de construcción de marcas, basan su accionar en que lo primero que hay que contemplar es a las personas, es decir, pensar al mismo tiempo en la mercadotecnia externa (empresa/consumidor), interna (empresa / colaboradores) e interactiva (colaboradores / consumidores).

Los procesos permiten instalar la cultura orientada a la construcción de una experiencia única y uniforme. Principalmente en el mundo de los servicios es fundamental medir si las experiencias de los consumidores son estables en sus contactos con la empresa. Medir la performance de la empresa, a través de la satisfacción que manifiestan pro medio de las mediciones de NPS (net promoter scorecard).
Los planes permiten identificar las variables o atributos con los cuales las empresas construirán su estrategia en base a lo que su marca ha prometido y construido a través de sus valores y acciones.
Todos estos elementos alineados entre la estrategia, el liderazgo y el talento, podrán desarrollar un camino a la sustentabilidad que permita desarrollarse de manera competitiva.

También podría gustarte