Urruti denuncia bolsos con dinero y maltrato

El Observador
Uruguay

 

El exfuncionario kirchnerista Claudio Uberti decidió hablar. Una vez que se dictó la orden judicial para su detención se ocultó un par de días, hasta que el pasado lunes resolvió que se entregaría a la Justicia y contaría todo lo que quería contar, bajo la figura del “arrepentido”, a cambio de su libertad.

“Decidió esperar para ver cuál era la defensa de Cristina Kirchner. Entonces sí, convencido de que sería su gran venganza, se camufló con una gorra negra y se presentó en la fiscalía de Carlos Stornelli”, relata La Nación, en referencia a la participación del exfuncionario en la causa de “los cuadernos de la corrupción”, que involucran tanto a la expresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, como a su marido, el expresidente fallecido Néstor Kirchner.

Para empezar, Uberti aseguró que le llevaba a Néstor Kirchner los bolsos con la plata que recaudaba en las concesionarias viales, ya que estaba a cargo del organismo de control del sector y que hacía esas entregas en el despacho presidencial de la Casa Rosada o en la quinta de Olivos. “Uberti confirmó que la expresidenta Cristina Fernández estuvo presente varias veces en las que él dejó bolsos”, asegura el medio argentino.

Incluso el diario Clarín informó que en su declaración, Uberti aseguró que el día en el que murió Kirchner, en el departamento del matrimonio, en Juncal y Uruguay, había U$S 60 millones. El hombre aclaró que no los vio, sino que lo sabía por comentarios que le habían llegado. Esa vivienda fue mencionada varias veces en los cuadernos que escribió el exchofer del viceministro de Planificación Baratta, Oscar Centeno, como uno de los lugares a donde se llevaban los bolsos con dinero que se recaudaban producto de sobornos. Pero además, durante la audiencia, el exfuncionario habló de malos tratos en el vínculo con el expresidente. Uberti mencionó varias veces el maltrato que recibían los colaboradores y aseguró que Kirchner, en una oportunidad, lo golpeó sin razón cuando estaban en un avión. Además, contó que se quejaba cuando recolectaban poco dinero.

La sesión trancada

En la tarde del miércoles, el Senado argentino tenía planificado votar el pedido del juez Bonadio de allanar las propiedades de la expresidenta en Río Gallegos, El Calafate y Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, la cantidad de senadores en sala no fue suficiente y se resolvió dejar la sesión para el miércoles próximo.

También podría gustarte