Referéndum del 1-O fue ‘fake news’

El Mundo
España

 

El 1-O fue el día de las fake news. Y la primera y más importante de las noticias falsas de aquel día es que hubiera un referéndum. “Todo fue una gran performance, una mentira”, afirma un integrante de la anterior cúpula de Interior. El clímax de la falsificación llegó cuando cinco días después el Govern emitió un comunicado para anunciar los resultados del simulacro de consulta. Habían votado 2.286.217 personas. El 90% a favor de la independencia. “Es imposible que esas cifras sean reales”, dice el alto cargo de Interior. El Gobierno de Rajoy consiguió desmontar legalmente -por la intervención de las Fuerzas de Seguridad del Estado- una parte del dispositivo electoral urdido por el independentismo. Estos fueron los pasos.

El dispositivo comenzó el 13 de septiembre. Ese día, por orden judicial, la Guardia Civilcerró la web oficial del referéndum y obligó a la Generalitat a buscar alternativas en web piratas. Al mismo tiempo, la Policía Nacional llegó a cerrar 140 páginas vinculadas con la consulta Los agentes incautaron tarjetas censales, notificaciones para las mesas. El día 20 se intervinieron 10 millones de papeletas (con un censo aproximado de cinco millones). A partir de entonces, la Generalitat empezó a dar la consigna de llevar las papeletas “impresas desde casa”. Unos días después, la Guardia Civil requisaría cuatro millones de sobres, un golpe muy importante pues la Ley del Referéndum aprobada por el Parlament no contemplaba la posibilidad de votar con papeletas impresas “artesanalmente y sin sobre”. Es decir, que el referéndum ya ilegal incluso incumplía las leyes ilegales del nacionalismo.

Un hecho en el que insisten desde la antigua cúpula de Interior. “A veces, las cosas más sencillas son las más difíciles de explicar. Cualquier votación legal tiene unas normas. Para empezar, tiene que estar avalada por la junta electoral. Y la de Cataluña dimitió el 22 de septiembre en cuanto el Constitucional empezó a establecer responsabilidades”.

Pero esto podría resultar una mera formalidad considerando el nulo respeto a la ley que profesa el nacionalismo catalán. Más efectiva fue la quiebra de la infraestructura informática del referéndum.

“Junto a la actuación de los Mossos, era la clave para desbaratarlo”. El día 28 la Guardia Civil intervino en el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat y se cortaron las 29 aplicaciones informáticas que daban soporte a la consulta.

También podría gustarte