A empresas digitales, auditorias digitales

ANTONIO BRITEZ BALZARINI

COUNTRY MANAGiNG

PARTNER & TALENT LEADER

DE EY PARAGUAY.

En los últimos tiempos estamos siendo testigos de cómo la tecnología digital está cambiando las profesiones, independientemente de la especialización que sea, medicina, ingeniería, contabilidad, auditoría, finanzas, entre otras varias. En este caso, nos enfocaremos en la carrera de contabilidad y auditoría.

Bajo ese contexto, Cómo afectan las nuevas tecnologías a las empresas y a los contadores o auditores contables?

Hoy por hoy, estamos presenciando cambios importantes y radicales en todas las esferas de nuestras vidas, tales como adelantos en la educación, salud, la ingeniería, las telecomunicaciones, etc. Todos tienen un denominador común: las disrupciones tecnológicas. Y al combinarse con la palabra tecnológica, nuevos desafíos se presentan a la comunidad empresarial, como se gestionan las empresas, como algunas empresas mutan en su cometido, llegando inclusive a convertirse en modelos de negocios totalmente diferentes, sin fronteras, como son los casos de Netflix, Uber, Alibaba, Amazon, empresas donde los activos digitales prevalecen cada vez más sobre los activos físicos; y están al alcance de la mano, cambiando paradigmas, por ejemplo: la forma de comprar, o también la forma de cómo pagar. Actualmente, mediante un smartphone, podemos adquirir prendas de vestir, ver películas, reservar hoteles, alquilar departamentos, llamar un taxi, efectuar transferencias, pagos, depósitos, etc.

¿Cuáles son ejemplos concretos de la disrupción tecnológica en la contabilidad?

Si las empresas, debido a su alta carga de “transaccionalidad” que generan los conocidos “Big Data” (industrias como la bancaria, seguros, y telefónicas, por citar las más próximas a nuestra realidad nacional), que se manejan con complejos aplicativos y sistemas informáticos de última generación, conocidos como “Enteprise Resource Planning” comúnmente ERPs, tales como SAP, Oracle y JD Edwards, están impactando fuertemente en los procesos de negocios de las empresas. De esta manera, el proceso contable se está registrando automáticamente interactuando con distintos módulos o aplicativos (facturación, compras, inventarios), los cuales hacen que el contador de una empresa, cada vez más deba usar sus capacidades analíticas antes que la tediosa tareas de cargar datos. El “Data Entry” o registro de datos a través del humano continúa, pero cada vez a menor escala, como por ejemplo para cargas de asientos contables puntuales o excepcionales. También muchos de esos asientos se pueden generar mediante la implementación de los Robots (Robotic Process Automation).

¿Y si las empresas son digitales y los procesos de negocios, incluidos los contables, están altamente automatizados, esto cambia las habilidades y conocimientos del contador y/o del auditor contable?

Obviamente, el auditor tradicional (por llamar de una manera a un auditor con calificaciones previas al mundo digital) ya usaba herramientas de automatización, como los CAATs (Computer Assisted Audit Techniques) desde finales de los 80s. Sin embargo, hoy más que nunca, irrumpieron otras poderosas herramientas y soluciones informáticas que permiten, extraer datos de las bases, y generar información certera, sobre el total del universo quedando así la “muestra” como algo anecdótico.

Herramientas como el “Data Analytics”, permiten extraer la totalidad de los asientos diarios de una empresa, y analizar las “puntas” (testeo de inputs y outputs),y las tendencias, para poner foco en los casos aislados o fuera de rango, entre otras verificaciones posibles. Por eso es moneda corriente de este tiempo, la difusión y uso de los análisis de datos o data analytics, que se puede resumir conceptualmente como “un proceso de inspeccionar, limpiar y transformar datos con el objetivo de resaltar información útil, lo que sugiere conclusiones, y apoyo a la toma de decisiones”. El análisis de datos tiene múltiples facetas y enfoques, que abarcan diversas técnicas en una variedad de nombres, en diferentes negocios, la ciencia, y los dominios de las ciencias sociales. Los datos se coleccionan y son analizados para preguntar cuestiones, probar conjeturas, probar la validez o invalidez de las teorías, y en algunos casos inclusive para impulsar conductas sociales.

En esencia, estas herramientas permiten al auditor concentrarse en los resultados tales como: comportamientos de tipos de cambio, fluctuaciones de tasas de interés, asientos sin debida autorización, manuales o atípicos, entre otros; vale decir enfocarse en lo importante, inferir y sacar conclusiones mucho más robustas sobre una determinada cuenta y sobre lo excepcional. Esto permite, en poco tiempo, mantener reuniones con el cliente de auditoria, con temas de relevancia y que agregan valor a la relación con el auditado, pero a la vez apalancando el riesgo.

Hoy vemos que el Fisco está en vías de implementar la factura electrónica. ¿Están las empresas preparadas para ello? ¿Como cree que esto impacta en los contadores y auditores?

En mi opinión, sin tener datos o resultados de encuestas concretas y precisas, las grandes empresas altamente transaccionales, están adecuándose al uso de la factura electrónica por lo que su implementación no resultaría traumática.

Hay que reconocer que dichas facturas electrónicas ya se usan hace más de 15 años en países de la región, especialmente Chile, México y Brasil. Entonces, hay lecciones aprendidas que pueden ayudar a mitigar su implementación, pero su uso avanza y es irreversible.

Por otro lado, estamos viendo en Paraguay, que las empresas medianas, también ya cuentan con sistemas informáticos conmódulos integrados (Tesorería, Inventarios, Cuentas a Cobrar, etc.) que de alguna manera permiten registros en tiempo oportuno.

Tanto el contador actual como auditor actual, para poder trabajar en ambientes digitales tienen que actualizarse en temas de bases de datos, inteligencia de negocios, estadísticas, programación (lenguajes) procesos y sistemas de tecnología, etc.

¿Cuáles son los riesgo de esta nueva era?

El riesgo de fraude no desaparece, pero se genera un universo de riesgos nuevos. En primer lugar, con mayor accesibilidad, las empresas deben proteger sus datos. No basta con dar seguridad a la fábrica o la oficina, ahora se agregan los activos digitales. Los ingresos no deseados al sistema, y en especial los tecnológicos, son innumerables. Es por ello, que Cybersecurity está tomando gran protagonismo a nivel global.

La aparición de nuestras industrias o segmentos de industrias trae aparejado que el mundo empresarial se desarrolle en forma más acelerada que los reguladores; esto da lugar a nuevas exposiciones que deben ser consideradas; como ejemplo: la minería de criptomonedas, o la valoración de activos tecnológicos, entre otros.

¿Y cuál es el impacto en las universidades?

Me consta que sí, pero la misma no es aún de aplicación masiva. Por ejemplo, sé que hay softwares que capturan informaciones en formato .pdf, (ej. facturas) y van armando las declaraciones juradas.

En el campo de la auditoria en nuestra firma empezamos como testeo, usando soluciones de auditoria digital, en el 2015 en un cliente, avanzamos mucho en el 2016 y para las auditorias del 2017 fue aún mayor. Hay más espacio de crecimiento y posibilidad de auditorías contables más precisas y focalizadas en riesgos y análisis

Finalmente, es importante destacar que estas herramientas digitales también nos están ayudando en otros servicios tales como liquidación de salarios, declaraciones juradas impositivas, etc. En fin, estas herramientas no tienen limites en cuanto a su utilización en todo tipo de entes.

También podría gustarte