Micorrizas bioestimulantes que aumenta la rentabilidad agrícola

Los bioestimulantes son elementos que antiguamente se vienen utilizando en la agricultura porque siempre existió la necesidad de estimular el crecimiento y aumentar las cosechas y más aún cuando el agricultor se ha visto enfrentado a pérdidas por factores externos, sobre todo climáticos. Las micorrizas en este sentido, son la innovadora solución que con su tecnología sustentable busca revolucionar la agricultura local. 

 Elke Schaub, representante de la empresa alemana HansePlant, que por primera vez en Paraguay pone al alcance del productor la tecnología a base de micorrizas, productos fabricados con la más moderna tecnología in vitro y con nanotecnología, explicó que recién desde hace 15 a 20 años -habiéndose comprendido la importancia para la agricultura- se viene investigando más detalladamente acerca de los bioestimulantes para entender a cabalidad sus modo de acción en las plantas. Cada vez se identifican nuevos y diversos microorganismos beneficiosos y los mecanismos bioquímicos y fisiológicos que intervienen.

 “Hasta hace poco los bioestimulantes en el uso agrícola estuvieron asociados mayormente a la producción orgánica y/o ecológica. Sin embargo, van ganando terreno, asumiendo un rol más protagónico en la agricultura convencional como complemento a la nutrición y protección de los cultivos, incluyendo losmecanizados en la producción para la exportación debido a sus bondades ambientales. A la par ayudan a enfrentar el gran desafío de tener que alimentar a una población cada vez mayor a nivel mundial, sopesando al estrés causado por el cambio climático como falta de agua, acidez y salinidad de los suelos. Ante estas circunstancias agravantes, los bioestimulantes otorgan fortaleza, salud y mayor tolerancia a las plantas”, expresó.

 Manifestó que las micorrizas, son hongos que establecen una simbiosis con la planta huésped, dando beneficios para ambos. El hongo provee a las plantas nutrientes y agua, aumentando la capacidad de almacenamiento de este último.

 “A través de la fotosíntesis la planta provee al hongo la glucosa que a su vez es imprescindible para la supervivencia del mismo. Un intercambio maravilloso. Contribuye a proteger y mejorar la salud de la planta y del suelo, el cual también a consecuencia obtiene una mayor resistencia a la erosión, retiene mejor el agua y fomenta el desarrollo de microorganismos benéficos”, asevero.

 Señaló que a partir de la utilización de estos productos bioestimulantes a base de micorrizas – dependiendo del tipo de suelo, que varía mucho en todo el Paraguay- el rendimiento puede aumentar entre el 10% y el 30% o inclusive más, principalmente en cultivos extensivos como soja y maíz, pero también en otros tipos de cultivos como frutas, hortalizas e inclusive pastizales.

 Los bioestimulantes aseguran la utilización de los fertilizantes aplicados, inclusive vuelve disponible los nutrientes fijados en el suelo, mejorando los parámetros de calidad de los frutos lo que a su vez facilita la obtención de mejores precios por las cosechas.

 Es una herramienta de producción biológica y ofrece como resultado alimentos más sanos para el consumidor final.

 La profesional dijo que es importante que Paraguay, como productor y exportador de granos oleaginosas con presencia y cada vez mayor proyección en el mercado mundial, se vaya ajustando a los nuevos requerimientos internacionales en la producción de alimentos. Esto se refiere igualmente a la producción de frutas y hortalizas para la exportación, dentro de la Estrategia 2020 de la Unión Europea fue establecido como objetivo la “promoción de una economía que haga un uso más eficaz de los recursos, que sea más verde y competitiva”.

 Las micorrizas serán el eje en una conferencia, en el marco de la muestra agrícola más grande del país, Agrodinámica, bajo el título “El Impacto de las Micorrizas en la Producción Agrícola Sustentable”.

También podría gustarte