El valor de las ideas y la creatividad como motor para el desarrollo

Grandes desafíos relacionados con la salud, la educación, el bienestar, el medioambiente, el patrimonio cultural, el desarrollo urbano y todos ellos desde una perspectiva con impacto social.

Patricia García Zapico
Gerente Innovasturias – [email protected]
Centro de ingeniería para la investigación, desarrollo e innovación tecnológica (Cidit)

Esta es la historia de cómo pequeñas ideas, en manos de personas creativas dan lugar a grandes innovaciones. Porque la creatividad no sólo es una herramienta para la generación de ideas, sino que es una de las 10 habilidades que necesitarás para tu trabajo en el 2020 y también es una de las competencias clave presentadas en el Marco Europeo para la Competencia Emprendedora. Su conocimiento y su dominio es básico para desarrollar las mejores ideas y oportunidades que no sólo creen valor, sino que den solución tanto a los desafíos existentes como a los nuevos que están por venir.

Grandes desafíos relacionados con la salud, la educación, el bienestar, el medioambiente, el patrimonio cultural, el desarrollo urbano y todos ellos desde una perspectiva con impacto social. Pero ¿cómo debemos enfrentarnos a estos nuevos desafíos? Cuatro son las características principales que definen las innovaciones de este tiempo: una clara orientación al cliente, agilidad, una inexcusable creación de valor y unos costes asequibles. Es decir, debemos encontrar soluciones ingeniosas con los mínimos recursos posibles.

Múltiples son los ejemplos que nos encontramos a nivel mundial, desde un refrigerador de arcilla creado por un alfarero de India y que no consume electricidad; una valla publicitaria gigante en Lima que absorbe la humedad del aire y la convierte en agua purificada; la reutilización de un patinete eléctrico para convertir una silla de ruedas manual en un vehículo de autonomía personal; la utilización de mosquiteras para las cirugías de hernias inguinales en Uganda en lugar de las costosas mallas quirúrgicas, el ordenador de 5 dólares para permitir el acceso tecnológico a todo el mundo; la conversión, en Kenia, de tu tarjeta SIM y tu línea telefónica en una cuenta bancaria para utilizar moneda virtual y como esta revolución en la manera de gastar el dinero permite también acceder de manera asequible a soluciones solares en un país donde el 70% de la población no tiene acceso a la red eléctrica o cómo el proyecto Liter Of Light ofrece soluciones para que los países en vías de desarrollo puedan tener una fuente de iluminación barata y eficiente. Un par de ejemplos finales del mismo innovador son: el microscopio realizado con papel, simulando el estilo origami, y un centrifugador elaborado con hilo y papel que, en formato similar a un juguete, permite separar el plasma sanguíneo permitiendo hacer prueba como la malaria en lugares donde escasea el equipamiento médico estándar.

No hay disculpas posibles. Todos somos, en mayor o menor medida personas creativas. Y somos precisamente las mentes creativas las que tienen que liderar el futuro. Así que sólo hay dos opciones: innovar o innovar.

También podría gustarte