Sistema exitoso pero aún incompleto

Un sistema financiero eficiente ayuda a canalizar de manera eficiente el ahorro hacia la inversión, sustentando así el crecimiento económico.

Un sistema financiero sólido y exitoso es base fundamental para el desarrollo económico. Las cifras de 2018 de­muestran estabilidad y crecimiento en captación y colocación de activos. El Fondo Monetario Inter­nacional es categórico: “Estos sistemas abarcan bancos, mercados de valores, fondos de pensio­nes y fondos comunes de inversión, compañías de seguros, infraestructuras de mercado, el banco central y las autoridades regulatorias y supervi­soras”. Y agrega: “Estas instituciones ofrecen un marco para la realización de las transacciones económicas y para la conducción de la política monetaria.

Además, ayudan a canalizar de manera eficiente el ahorro hacia la inversión, sustentando así el creci­miento económico”. En ese contexto, el FMI creó en 1999 el denominado Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF) que permite una evaluación completa de un sistema financiero a fin de “identificar las for­talezas y debilidades así como las fuentes poten­ciales de riesgo sistémico” (Solidez del sistema financiero—FMI—2016).

La primera aplicación del PESF-Paraguay en 2010 estableció que el sistema financiero paraguayo ha­bía mejorado en cuanto a la calidad de supervisión adhiriendo en un 63% de los 25 principios básicos de Basilea.

Pero cinco años más tarde, el FMI señalaba la debilidad del área de fondos de pensión y recomendaba crear una superintendencia de pen­siones por separado, un consejo de supervisión, ampliar los instrumentos de inversión autorizados y establecer un comité asesor con la facultad de establecer límites en la conformación de carteras”. El proyecto destinado a crearlos está varado en el Congreso y choca con la resistencia de las propias mutuales que se oponen fron­talmente a ella. La luz roja sigue encendida.

También podría gustarte