Combinar los medios, el deporte y la vida fit

Sumergida en el mundo del atletismo desde temprana edad, Leryn Franco consolida su vida deportiva con la conducción de programas televisivos en el canal de deportes, Tigo Sports.

“Siento mucho orgullo, detrás de los logros de mi carrera, hubo mucho sacrificio, dedicación, tiempo, mucha inversión en general en mi vida. También tengo una gran responsabilidad, porque uno tiene que tratar de dar siempre el ejemplo con hechos, no solamente con palabras. Los tiempos cambiaron bastante de un tiempo a esta parte, en mi época el apoyo que recibíamos era poco”, expresó Leryn.

Acerca de su visión sobre la incursión de las mujeres dentro del periodismo deportivo, señaló que siempre se pensó que los hombres eran los que más sabían, por eso los mismos que­rían escuchar opiniones que para ellos eran las más idóneas. “Yo respeto a todos mis compañeros porque vengo del depor­te y tengo experiencia en ese ámbito”, acotó.

COMBINACIÓN DE FACETAS

En temas más personales sobre como sobrelleva la vida laboral, personal y con todo eso un estilo saludable, destacó que “siempre tuve la costumbre de tener una vida ordenada en cuanto a alimentación por el deporte -eso ya es una costumbre- y con mi marido es más lle­vadero, ya que él también viene del mundo del depor­te nos es más fácil que sea parte de nuestra rutina”.

LUCHA DIARIA

Leryn aseveró “creo que hoy en día las mujeres es­tán luchando por lo que les corresponde, por un lugar que pueda ocupar por estar igual o más ca­pacitada, por un mismo sueldo. Creo que las mu­jeres están teniendo más voz porque nos unimos y esa tiene que ser la consig­na, no tenemos que tirar­nos para abajo ni opacar la luz de los demás para brillar, al contrario, nos hace mucho más grandes salir a la luz”, sentenció la deportista y conductora de televisión.

CONSCIENCIA

“Cada vez somos más conscientes tanto hombres como mujeres de luchar por los derechos, hoy día se ven muchas mujeres velando por otras y tam­bién hombres que nos dan nuestro lugar.

También podría gustarte