Procesamiento de soja con reducción del 7%

Principal limitante es la incertidumbre en las industrias

Al cierre del mes de abril, la molienda acumulada del 2019 se ubicó en 1.144.188 toneladas de olea­ginosas. Este valor implica un retroceso de 5,4% si se compara con el promedio de los últimos tres años du­rante el primer cuatrimestre del año; mientras que esta variación aumenta al 7,7% si se realiza la comparación con el mencionado periodo del 2018.

Si se analiza la soja en particular, la principal materia prima procesada por la industria aceitera nacional, se puede ob­servar que esta explica en mayor porcentaje la disminución que se men­cionaba. Las 1.123.344 toneladas procesadas de esta oleaginosa hasta el mes de abril representan el menor registro acumu­lado para este periodo desde el 2014.

La principal limitante al pro­cesamiento en este año es la incertidumbre con relación a los factores que hacen a la competitividad de la indus­tria, además de algunos pro­blemas climáticos que afec­taron la calidad del grano y obligan a reducir en cierta medida el ritmo de procesa­miento en las fábricas.

REDUCCIÓN EN

INGRESO DE DIVISAS

Durante el primer cuatri­mestre del 2019, el ingreso de divisas por las exportaciones del complejo soja ya se ha reducido en más de US$ 350 millones en comparación al acumulado a abril del 2018, con un registro de US$ 1.171 millones.

Este valor representa uno de los peores desempeños acu­mulados de la década y se ubica bastante por debajo de los US$ 1.500 millones que ingresaban en promedio en los últimos cinco años para este periodo. La reducción en los ingresos está asociada tanto al menor volumen ex­portado como a la reducción de los precios internaciona­les. Aunque el impacto en este sentido se siente con ma­yor fuerza en países como el Paraguay, que aún tiene una participación mayoritaria de exportación de productos en estado natural.

La reducción de la actual co­secha debido a los factores climáticos que la afectaron se va notando cada vez con mayor fuerza en los datos de comercio exterior, ya que los 3,48 millones de toneladas de productos industrializados y de soja en estado natural enviados al extranjero hasta el mes de abril de este año representan una disminución del 14%, en comparación al mismo periodo del 2018. Este es también el menor valor que se registra a esta altura del año desde el 2013, cuando se conseguía 2,86 millones de toneladas al mes de abril. Si se analiza por segmento, se puede observar que tanto la salida de productos derivados de la soja como la del grano en estado natural se han reducido, 12% y 15% respectivamente en la comparación interanual.

Estos datos, sumados a la retracción de los precios debido a las condiciones internacionales, explican la significativa caída en el ingreso de divisas. Con el panorama actual y las últimas informaciones relacionadas a la cosecha y la molienda no se vislumbran en el horizonte grandes cambios en la situación actual y se mantendrían los números negativos en cuanto a comercio exterior, al menos en el segmento agroindustrial.

También podría gustarte