Tirarse la pelota

En Paraguay nadie duda que se lava dinero, pero a la hora de asignar nombres, todos aparecen con el escapulario en la mano.

En primera persona
Por Samuel Acosta
@acostasamu
PERIODISTA

En el ranking mundial sobre riesgo de lavado de activos que reali­za Basilea Gobernanza nuestro país no ha logrado salir del top de los veinte primeros países.

En la década pasada, el Paraguay estuvo en la lista gris del Grupo de Acción Financiera y luego de realizar ciertas adecua-ciones en su marco normativo logró salir en la última evaluación.

La cuarta ronda de control de GAFI vendrá a constar la efectividad de nuestro sistema de prevención y, es allí hacemos aguas por todos lados.

Si bien el caso Darío Messer es “emblemático” porque desnuda que todo el sistema de control falló, también hay otros grandes referentes de la política como el exfiscal general Javier Díaz Verón o el exsenador Óscar González Daher, que están investigados por lavar multimillonarias sumas de dinero.

En los tres casos citados, la presión que ejercieron los medios de comuni­cación denunciando los casos movió a las autoridades de justicia abrir carpe­tas de investigación, probablemente, si no se hubiera mediatizado los tres continuarían operando tranquilamente.

Esto debe llamarnos a la reflexión. Porque es 100 % seguro que no son casos aislados y que hay una estruc­tura de blanqueamiento de dinero mucho más grande que todavía no ha salido a la luz; por ello, es tiempo de que la Justicia empiece a dictar condenas que al menos demuestren que existe una voluntad real de cambiar esta situación, porque lo que hemos visto hasta ahora es que todas las instituciones se echan la culpa y los sospechados salen con discursos que los elevarían al límite de la beatificación.

 

También podría gustarte