Agavillados para saquear al pueblo

Los honorables son los primeros despilfarradores del dinero público. Ahora viene el turno de los diputados, otro colectivo de malgastadores".

Los senadores redondea­ron el golpe. Aprobaron en tiempo récord la pompo­samente caratulada ley de reforma tributaria que, como lo vienen seña­lando todos los sectores afectados, no es sino un aumento de impuestos disfrazado. Y lo hacen en el momento preciso en que la economía entra en un cono de sombras del cual no sabemos cómo habremos de salir.

Los honorables se han burlado una vez más del ciudadano contribuyente que viene exigiendo que, por lo menos, acompañen el aumentazo con un pro­yecto similar en materia de recorte de gastos. Y de­berían comenzar por ellos mismos, que tienen ren­tados con plata del pueblo verdaderos regimientos de planilleros divididos por jerarquías que cobran en un rango de 13.500.000 hasta 26.000.000 de guaraníes con ostentosos cargos como director general, director a secas o jefe de departamento que reciben un salario mensual más gastos de representación, bonifica­ción por responsabilidad, remuneración extraordi­naria, pasajes y viáticos. Hay un director de mozos que cobra Gs. 12.700.000, gastos de representación y bonificación por respon­sabilidad. Ah, y un jefe de mozos del 1° piso (sic) que cobra sueldo y un plus por responsabilidad. Podría­mos ocupar varias páginas relatando este tipo de disparates presupuesta­rios, verdadero asalto al bolsillo del ciudadano.

Los honorables son los primeros despilfarradores del dinero público. Que quede registrado esto. Ahora viene el turno de los diputados, otro colectivo de malgastadores compul­sivos que podría comple­tar el golpe refrendando la maniobra senatorial. Quedaría, como último recurso para frenar tal des­atino, el Poder Ejecutivo… Pero habiendo venido de allí el malhadado proyec­to, podemos estar seguros de que el agavillamiento quedará completo.

El ciudadano contribuyen­te, mientras tanto, a sufrir

También podría gustarte