El tren del Chaco

Esperamos expectantes el despertar de un gigante dormido.

LAURO RAMÍREZ LÓPEZ
Socio
Club de Ejecutivos

A la preocupante situación que se da con la baja de población en Asunción, que cada vez tiene menos habitantes, tendríamos que pensar alguna vez en po­blar esa región inhóspita y para muchos desconocida que es la Región Occidental.

Por eso la iniciativa privada que busca desarrollar un ferrocarril que comience en Carmelo Peralta, donde se hará el pu­ente que conectará con Puerto Murtinho (BR), y termine en Antofagasta (Chile) pasando por Salta (Argentina), tal vez pueda servir como en la época del viejo oeste, para originar nuevas poblaciones y llevar pioneros que inicien aventuras en lugares inhóspitos, alejados y desiertos.

El proyecto en cuestión pretende transportar la mercadería de Río Grande y Río Grande do Sul en Brasil, con más velocidad, hasta los puertos de Antofagasta y Mejillones en Chile, puesto que hoy esa mercadería tiene una larga espera, de semanas incluso, en los puertos del Atlántico brasileño.

Mariscal Estigarribia se convertirá, si este proyecto avanzado en su fase preliminar se concreta, en una ciudad populosa, con un desarrollo muy im­portante que arrastrará la presencia de cadenas de hoteles, shoppings, servicios de todo tipo, aeropuerto interconectado y puntos de interconexión logística de cargas multimodales con gran mo-vi­miento. Lo mismo que Carmelo Peralta, el lugar desde el que todo se iniciará.

Una inversión de esta magnitud en el Chaco desarrollaría una zona despoblada y generará trabajo, esta es probable­mente una de las mejores noticias que el Paraguay pueda recibir en tiempos de escasez regional. Esperemos que todo se concrete, y presenciemos el retorno de un tren que nunca de­bimos haber dejado desfallecer.

También podría gustarte