En el mismo lodo

Mario Abdo Benítez parece haber comprado la visión política antigua o interesada de "gobernabilidad" de su vicepresidente Hugo Velázquez y parte de su círculo rojo.

JUAN TORRES
@jualtorres

Esa concepción establece como dogma que uno se sostiene en el poder pactando alianzas aún a costa de pisotear los lemas centrales de tu plataforma electoral. Hacer acuerdos coyunturales es válido y, a veces, amargamente necesario, porque si la vida no es Disney, la política mucho menos. Eso no se discute.

La clave es determinar cuál es el límite prudente para caminar ciegamente de la mano de sectores políticos altamente cuestionados como el cartismo y el llanismo. Sectores que, además, no dudarían un segundo en darle un golpe parlamentario, absolutamente legal, al actual presidente.

El “Desastre ko Marito” prendió en el imaginario popular y acuerdos así, aunque entendibles para aprobar leyes importantes para el Ejecutivo, pueden a la larga ser mucho más perjudiciales que beneficio­sos. Asumo que un hombre que llegó a la Presidencia de la República no debe ser tan ingenuo y calculó esos riesgos.

Ya desde hace un tiempo, pero sobre todo debido a la viralidad de las redes, el poder ciudadano tiene una manera inesperada de hacerse sentir, especialmente para una clase política que por décadas tuvo vía libre para hacer lo que quería con el único contrapeso de los medios tradicionales.

El grave error de Añetete, si es que tiene aspiraciones a continuar como movimiento, es olvidar que en el siglo de la interconectiv­idad es más obvio que nunca que el “poder real” que mantiene blindado a un gobernante en el cargo es la masa popular satisfecha.

Cualquier político, por más “ganas” que le tenga, no se animaría a mover un avispero así. Nuestros dirigentes, sobre todo los colo­rados, son hienas hambrientas pero con mucha experiencia y, por eso, jamás atacarían a un león fuerte, pero a uno que perciben debilit­ado, lo terminarían despedazando fácilmente.

Por ahora, el presidente está con las acciones devaluadas, revolcado con algunos pestilentes, en el mismo lodo.

También podría gustarte