La necesaria visita de MAB a Bolivia

 

La visita de MAB a Bolivia y su entrevista con el presidente Evo Morales era una necesidad cantada. Y hacerla en una fecha muy cara para ambos países, la Paz del Chaco, le otorga una plusvalía importante en la tarea de recomponer lazos muy lastimados por una guerra cruel y mantenidos distantes por el régimen estronista que tuvo siempre en nuestro vecino una especie de permanente hipótesis de conflicto.

Bolivia es un socio comercial natural por su cercanía y por brindar una suerte de puente natural hacia el Pacífico hasta ahora muy poco utilizado. En cuanto a la firma de un memorándum de entendimiento con vistas al diseño final de un gasoducto Villamontes-Asunción, prima facie decimos que es algo muy interesante y que abriría las puertas a una importante variable energética hasta ahora desconocida, el gas natural distribuido por red. YPFBolivia estima una demanda inicial de este combustible en el Paraguay de 6 a 10 millones de metros cúbicos por día, cifra más bien modesta si tenemos en cuenta que Bolivia consume 68 millones de metros cúbicos diarios y Argentina el doble.

Con su flamante campo hidrocarburífero de Vaca Muerta, nuestro vecino sureño ha reducido el precio del gas y asegurado un autoabastecimiento que obliga a Bolivia –antes proveedor- a buscar nuevos clientes. Una reflexión final. La cabecera boliviana del gasoducto sería Villamontes, a pocos kilómetros en línea recta de la frontera paraguaya y no muy lejos del campo gasífero de Primo Cano Martínez, en Gabino Mendoza, que vende gas natural comprimido a la usina eléctrica de Bahía Negra. Siempre nos hemos preguntado por qué a ningún Gobierno paraguayo le interesó potenciar el gas nacional en lugar de comprarlo a nuestros vecinos. Como en Cerro Corá, sólo el silencio nos ha respondido.

También podría gustarte