Actitud Greta

Stephanie Hoeckle – Directora Oui Oui
[email protected]

 

Estaba chequeando que no faltara ningún medicamento de la lista que había preparado para aprovechar el día de descuento que ofrece una farmacia, cuando la persona que me cobraba en el mostrador me preguntó si quería una bolsita. Le respondí que no, como hago habitualmente, pues procuro evitar el uso de plásticos. Ella me aclaró que las bolsas que ofrecían eran ecológicas, pero que igual me felicitaba por la “actitud Greta”. Le agradecí el cumplido un tanto sorprendida y seguí con mis actividades. Sin embargo, el nombre de Greta quedó sonando en mi cabeza. Había leído noticias sobre ella, pero no imaginaba que tuviera tanta trascendencia en Paraguay. “¡Error!”, como suelen decir mis hijos.

Greta Thunberg, la joven sueca de 16 años, activista a favor de una gestión ambiental sostenible, ya es un referente mundial y tiene aliados paraguayos. Con 2,7 millones de seguidores en Twitter y 7,2 millones en Instagram, les ha dicho unas cuantas verdades a los líderes de este planeta, y su movimiento #FridaysForFuture (protestas por la justicia climática que se realizan todos los viernes) va cobrando repercusión mundial. El pasado viernes 27 de septiembre fue la primera convocatoria en Asunción.

Más allá de que Greta es blanco de numerosas críticas (el mismo Donald Trump le ha dedicado un tuit) y que personalmente no comparto que deje de estudiar, es admirable que una jovencita dedique su vida a una causa que debería preocuparnos a todos, pues las consecuencias las estamos viendo a diario. Por eso hoy, siendo viernes y coincidiendo con el Friday de Greta, quiero destacar que si bien el daño ecológico es un problema global que escapa a la responsabilidad de una sola persona, empresa o país, para mí es claro que podemos contribuir a evitarlo con pequeñas acciones en casa, la universidad o la oficina. Quizás no podamos descartar el avión y optar por viajar en velero o en un auto eléctrico, como lo hizo Greta, pero siempre hay algo que cambiar desde nuestra realidad.

El comienzo

Un cliente al que suelo visitar en su oficina cuenta desde hace años con una máquina expendedora de café y varios bebederos de agua, tanto para sus colaboradores como para los visitantes. A inicios de este 2019, luego de una campaña interna, constataron que generaban una gran cantidad de residuos, entre ellos plásticos. Entonces resolvieron eliminar los vasos desechables. La empresa se comprometió a regalar a cada colaborador una taza con su nombre y, a su vez, cada uno aportó trayendo su propio vaso. El cambio de hábito se formalizó durante una ceremonia de entrega de tazas y hasta se habilitó el concurso Taza del Año para aquel empleado que la conserve en mejor estado. Con esta iniciativa, eliminaron un promedio de 6000 vasitos de plástico que se descartaban mensualmente.

Aún así, mi cliente sigue ofreciendo a sus visitantes vasos descartables, pero eso puede cambiar próximamente, porque ahora existe una empresa paraguaya que acaba de ganar el Premio a la Innovación del Encuentro de MiPymes 2019, una iniciativa de la Unión Industrial Paraguaya. ¿Su mérito? Fabrica utensilios como vasos, cubiertos, platos y pajitas biodegradables, utilizando como base la mandioca. Los productos se descomponen totalmente en 48 horas al tener contacto con el agua y en 2 meses, en contacto con la tierra, sirviendo como alimento para los peces y como abono, respectivamente. En otras palabras, mi cliente podrá cumplir en breve su meta de reducir el uso de plásticos en su negocio y de paso, adquirirá un producto nacional.

Un cambio genuino

Las empresas están empeñadas hoy en destacarse por su desarrollo sostenible, es decir por tener un buen desempeño medioambiental. Es un compromiso que se impone en el mundo y que contribuye a la reputación de una marca, aunque no basta con difundirlo para que el público lo crea. Según una encuesta realizada a 50 000 consumidores de distintos países, 6 de cada 10 creen que la mayoría de las empresas tratan de ser responsables solo para mejorar su imagen. Es por ello que los expertos recomiendan que los reportes de sostenibilidad sean avalados por organizaciones independientes que certifiquen los estándares de calidad. A su vez, es clave involucrar a todos los colaboradores en las distintas acciones que se desarrollen. Nada mejor que una empresa plenamente convencida de los propósitos que quiere alcanzar.

En lo que a responsabilidad medioambiental se refiere, está claro que no todos tendremos la pasión desbordante de Greta, pero esa joven nos ha marcado con su actitud firme cuál es la dirección que debemos tomar si queremos que nuestra descendencia tenga un planeta donde vivir bien.

También podría gustarte