Alerta, alerta…

Alerta que caminan fantasmas por América Latina.

CRISTIAN NIELSEN

El esperpéntico fantoche que tiraniza Venezuela, Nicolás Maduro, anunció a cuatro vientos que una especie de “vendaval boli­variano” recorre América Latina. Como una especie de Fidel Castro lampiño y entrado en carnes, discurseó un par de horas aburrien­do a su auditorio rentado para hablarle sobre “el modelo humanista-progresista que se levanta en América Latina y donde la revolu­ción bolivariana va a la vanguardia” etc. etc.

Su fiel de fechos Diosdado Cabello fue un tanto más cauto y habló de una “leve brisa bolivariana”, asociando su alegoría con las revueltas callejeras en Ecuador, las convulsiones pre-electorales en Bolivia y los insoportables piquetes que esclerosan las calles y parques de Buenos Aires.

Tal parece que Nicolás y Diosdado se han autoconvencido de ser la reencarnación de Fidel y el Ché, enarbolando como insignia la frase favorita de Hugo Chavez: “Alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina…”. Para hallar un patetismo terminal de esas proporciones habría que remontarse a los tiempos de la desintegración de la Unión Soviética y de emplastos de ingeniería política como Yugoeslavia, Checoeslovaquia, etc.

Hablar de “modelo humanista-progresista” en un país que ha expulsado a cuatro millones de ciudadanos por la miseria y la represión es no tener vergüenza. De qué modelo hablan estos sujetos si en Venezuela el agua potable es un lujo y comer es para acomodados.

Estas no son afirmaciones livianas, son pun­tos del informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para Venezuela, Michelle Bachelet que describen con crudeza el cal­vario que padece la patria de Andrés Bello.

Pero Nicolás y Diosdado insisten en batir el parche de la revolución.

Parafraseando al “comandante” Chavez, diría: “Alerta que caminan fantasmas por América Latina…”


También podría gustarte