El premio perverso

El Congreso debe corregir la ley de premios por multas

SAMUEL ACOSTA
@acostasamu
PERIODISTA

En el año 2004 se modificó el artículo 239 de la ley de Régimen Tributario que permite a un grupo de funcionarios de la Subsecretaría de Estado de Tributación a percibir ingresos adicionales por las multas que apliquen a los contribuyentes que hayan cometiendo algún tipo de irregularidad o evasión en el pago de sus impuestos.

La justificación era establecer un suerte de estímulo para el funcionario de modo a ser “menos susceptible” a cobrar coimas por parte de empresas que buscan esquivar lo que corresponde pagar al Fisco. Tras años de aplicación la normativa cuyo objetivo era disminuir los altos niveles de evasión tributaria tuvo poco efecto, puesto que, según las propias autoridades de Hacienda los ingresos tributarios son entre 40% a 50% menos de lo que debería recaudarse.

En la época de la exviceministra de la SET Marta González se llegaron a dar situaciones en que esta funcionaria percibía ingresos hasta el doble que la por entonces ministra de Hacienda, Lea Giménez. Incluso, en el periodo de un año llegó a cobrar solo en “premios” más de G . 240 millones.

Esta discusión de dar o no el premio a los empleados de la SET lleva muchos años, incluso, en Cámara de Diputados se había presentado un proyecto de ley para derogar la disposición pero no prosperó. Ahora, tras conocerse la sideral multa de unos US$ 25 millones que supuestamente cobrarán a Ramón González Daher, la cuestión de los premios ha vuelto a ponerse en el tapete.

El cobro en sí no es ilegal aunque sí inmoral. Un funcionario de la SET podría percibir hasta 10 salarios mínimos que equivalen a casi G. 30 millones adicionales a su ingreso salarial mensual. Y esto no es tolerable que en un país donde casi el 70% de la recaudación sostiene la pesada carga salarial pública para que, otra vez, tengamos que pagar un plus adicional a un pequeño grupo de privilegiados por el simple hecho de que hagan su trabajo.

También podría gustarte