Empresarios insisten con reforma tributaria acorde a la actividad de la frontera

Empresarios preocupados por efecto impositivo en suba de cota

NOELIA DUARTE
Corresponsal CDE

Con la oficialización de la elevación de la cota a U$ 1000 para compras vía aérea y para las tiendas Duty Free en el Brasil, los empresarios y comerciantes de Ciudad del Este expresaron su preocu­pación porque existen cues­tiones impositivas que deben ser modificadas para generar competitividad. Antes del fi­nal del 2019, ya quieren tener un panorama claro al respec­to porque temen la fuga de sus pares hacia el vecino país para invertir en las tiendas francas.

La Cámara de Comercio y Servicios es la que persiste con la posibilidad de aplicar medidas tributarias diferen­ciadas para la zona, teniendo en cuenta la actividad comer­cial en la frontera. Explicaron que en el Brasil los que van a desarrollar las tiendas fran­cas cuentan con ventajas im­positivas tanto para el comer­cio como para la importación y en Paraguay todavía existe un rezago sobre el programa de operaciones y competiti­vidad de las tiendas en ciudades fronterizas.

En cuanto a los aranceles más bajos, los comercian­tes hablan de un 3% sobre las importaciones para competir con las tiendas de Brasil y Argentina; en este último caso, existe mucha diferencia en im­puestos en varios ítems, para los turistas, por lo que muchos optan por lle­gar hasta ahí para realizar sus compras.

El gremio ya había presen­tado a los representantes del equipo económico el Plan Estratégico que pide la elimi­nación del Impuesto Selec­tivo al Consumo cuando las ventas son para extranjeros, para el exterior. En el caso del Impuesto al Valor Agregado (IVA) esa exceptuación ya se aplica hace tiempo. Asi­mismo, quieren que el IVA, impuesto a la Importación y Renta, quede en un pro­medio del 3,5%, como una especie de impuesto único para dinamizar la actividad comercial y, según dicen, también eso ayudará a for­malizar la economía local.

Otro de los pedidos que hasta ahora no fueron atendidos son las reducciones arance­larias para ropas, calzados deportivos y bebidas, que de acuerdo al informe que entregaron a los asesores del gobierno, orillan el 35% en volumen de importaciones y tendrá un impacto positivo en las recaudaciones.

TEMOR A FUGA DE  INVERSIONISTAS
A la fecha, al menos dos loca­les, “Sky” y “América”, están ultimando sus trámites ante la Receita Federal y la muni­cipalidad de Foz de Yguazú para abrir sus locales bajo el régimen de tiendas francas. Esto hace que la preocupa­ción entre los comerciantes del Este aumente, porque saben que muchos ya han solicitado informaciones so­bre lo necesario para habilitar un local bajo ese régimen en las ciudades de fronteras del Brasil. “Solamente en Foz de Yguazú, sabemos de dos empresarios con gestiones bien avanzadas, pero tam­bién está Guaira, Ponta Pora y otras ciudades fronterizas, donde los inversionistas es­tán mirando para analizar las posibilidades de instalarse. El capital no tiene frontera y obviamente si a uno le conviene más invertir en el Brasil, decidirá eso, pero no queremos que los comercios se muden hacia el otro lado del río”, explicó Said Taigen, de la Cámara de Comercio.

En promedio, el comercio de turismo en las ciudades fronterizas del país mueve entre US$ 2.500 a US$ 3.000 millones por año.

También podría gustarte