Innovación y amor por la danza se juntan

Confeccionan indumentaria para bailar

Ante la necesidad a la cual se enfrentaban las academias de danza de abastecer a sus alumnas en tiempo y forma de indumentaria, Giannina Fernández vio una oportunidad y decidió diversificar dentro de un rubro que conoce muy bien, por ser bailarina. De esta forma, hace cuatro años nació La Guillermina.

Una de las academias a la que más tiempo dedica a la enseñanza necesitaba indumentaria, desde la hebilla para el pelo hasta el vestuario. “Fue un desafío muy grande, pero pudimos cumplir, hoy seguimos trabajando con esa academia y fuimos sumando muchas más que confiaron en nuestro trabajo”, destacó Fernández.

Agregó que en busca de diversificarse dentro del rubro de la danza se encontró con esta oportunidad. “Me di cuenta que no somos muchos los bailarines que preferimos lanzarnos a la confección y al desarrollo de una marca. Me motiva día a día poder ir creando algo único, a medida en la que logro satisfacer las necesidades de los clientes”.

Fernández apuntó que conocía y sabía de las necesidades del rubro. “Tengo una vida en el mundo de la danza como bailarina y sabía lo que yo misma estaba necesitando, es más, así empecé, confeccionando la ropa que yo quería usar y no sabía donde conseguir”.
En la primera etapa entre formalizaciones impositivas y legales, desarrollo de la marca, alquiler, puesta a punto de local, mercaderías, materia prima, y búsqueda de personal, se invirtió cerca de G. 100 millones. “Tener como cliente seguro a esa primera academia me permitió tener un rápido retorno de la inversión y poder volver a reinvertir eso para seguir creciendo”, refirió Fernández.

Para finalizar se dirigió a emprendedores mencionando que no existe mejor sensación que la de ver de crecer tu marca y saber que está siendo valorada. “Creo que es ese el desafío que tenemos los emprendedores hoy en día”, sentenció.

 

 

 

 

 

 

 

También podría gustarte