Traen experiencias en evento de empresas B

Llegaron 20 expositores internacionales de cuatro países

Se llevó a cabo ayer la segunda edición del Día B en Asunción. Firmas locales e internacionales estuvieron compartiendo sus experiencias como empresas B y agentes de cambio social. De esta manera buscan generar conciencia y redefinir el sentido del éxito económico desde su impacto en el bienestar social y ambiental.

Andrea Burt, directora ejecutiva de Sistema B Paraguay, detalló que este es un evento que se realiza en toda Latinoamérica, y esta es la segunda vez que se realiza en Paraguay. El lema de este año fue “dar un respiro al mundo”. De esta manera dieron a conocer a esas empresas que están generando impacto a través de su modelo de negocio o a aquellas que tienen buenas prácticas.

Se presentaron más de 20 invitados de impacto de países como Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y México. Se realizaron una serie de charlas, actividades de networking, talleres, así como también se presentaron casos prácticos de cómo las empresas pueden ser agentes de cambio. “Creo que esta última es la parte más importante del día”, señaló Burt.

PARAGUAY
Según la directora estamos muy bien en el país, incluso desde la academia se está aportando ya para resolver problemas. “Es muy importante este espacio para visibilizar lo que ya está pasando en el país y en el mundo. Así también, desde Sueñolar estuvieron contando que el reciente incendio estuvo a punto de alcanzar una de las plantas de la empresa. Así buscamos mostrar cómo nos afecta de manera directa lo que estamos viviendo hoy en día, buscando generar esa visión global de la realidad”, explicó Burt.

Actualmente existen 14 empresas B certificadas en Paraguay, y más de 50 que están en alguna etapa del proceso de medición. “Estar certificada implica cumplir con altos estándares de gestión, comprometerse a ser mejor para el mundo. No son empresas perfectas pero que se comprometen a cumplir con ciertos requisitos en sus procesos. No es una certificación más, es una comunidad de más de 3.000 compañías que creen en una forma distinta de hacer las cosas”, detalló.

PIXZA
Una de las disertantes, Regina Medina-Mora, directora de impacto Pixza nos comentó su experiencia. Esta es una empresa B de México, una pizzería que busca la inclusión sostenible de jóvenes en situación de abandono social. La misma funciona mediante un programa de empoderamiento que dura 18 meses.

Particularmente en lo social, tienen mucho desarrollo a través de la contratación, pero dentro de lo ambiental siguen creciendo aún cada día, buscando por ejemplo, cómo reutilizar su propia materia prima, aprendiendo a reciclar el consumo de luz, entre otros. El hecho de ser una empresa B les motiva todos los días a querer mejorar.

Desde que empezó Pixza están con la parte de contrataciones de manera social, diciendo que la misma es una plataforma de empoderamiento social, disfrazada de pizzería. De ahí poco a poco, fueron ajustando otras prácticas, como por ejemplo la selección de proveedores. “El hecho de tener abastecedores a más de 250 kilómetros de la sucursal, implica mayor gasto y contaminación. Entonces decidimos que nos conviene un proveedor cercano, ya que además estaríamos ayudando a gente que lo necesita más, eligiendo a microproductores cercanos”, declaró.

También trabajaron fuertemente en el reciclaje, ajustando los contenedores que se utilizan para transportar los alimentos que son para llevar. Así también en productos de limpieza han innovado, utilizando menos químicos pero que de igual manera permitan mantener igual de limpio el ambiente.

Para finalizar mencionó que es una cuestión de hacer un cambio de mentalidad, poniéndonos a pensar qué estamos haciendo, qué generamos y buscar la manera de evitar tantas cosas negativas, y transformarlas en positivas. “Si todos lo hacemos, podemos ver cambios en plazos mucho más cortos”, sentenció.

  

También podría gustarte