Itaú no prevé más recortes en la tasa de política monetaria

Esperan que el BCP reacomode referencia al 4,25%

Luego de los tres re­cortes consecutivos de 25 puntos que el Banco Central del Paraguay (BCP) aplicó a la tasa de política moneta­ria, el banco Itaú no prevé nuevos ajustes para lo que queda del año debido a las señales de reactivación económica que se vieron en julio y agosto. En su infor­me de Escenario Macro co­rrespondiente a noviembre, la entidad espera que para 2020 el BCP reacomode la tasa de referencia a 4,25% “en línea con una mayor expansión esperada de la demanda interna”.

Para fin de año, pronostican que el dólar aumentará su valor respecto a la última es­timación que apuntaba a un cierre en G. 6.300. “De todos modos, el guaraní se debili­tó 8% respecto al dólar en lo que va del año. Ajustamos el alza nuestra proyección de tipo de cambio de fin de año a G. 6.400 por dólar desde G. 6.300 en nuestro escenario anterior, pero de­jamos sin cambios nuestra previsión para 2020 en G. 6.500”. Cabe recordar que, en sus intervenciones para contener el precio del dólar, la autoridad monetaria ven­dió US$ 160 millones en oc­tubre y acumula ventas por US$ 1,2 mil millones.

La actividad se contrajo 1,9% anual en los prime­ros ocho meses del año de acuerdo al proxy oficial del PBI mensual (IMAEP). A pe­sar de la recuperación de la actividad al inicio del tercer trimestre del año, Itaú esti­ma que el Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá en promedio 1,0% este año. “Para 2020 estimamos un crecimiento de 3% de PIB impulsado por la normali­zación de la cosecha de soja y un mayor crecimiento de Brasil”, señalaron.

La autoridad monetaria espera una expansión del PIB de 0,2% en 2019, dijeron desde el banco. “El pronósti­co ya había sido ajustado a la baja en dos oportunidades desde 4% a comienzos de año a 3,2% y luego a 1,5%. El banco central justificó la co­rrección por el impacto de la sequía en la cosecha de soja, y el comportamiento más débil que lo esperado de la industria manufacturera y el sector de la construcción. La energía eléctrica tam­bién aportó negativamente al crecimiento por el bajo caudal del río Paraná. Solo el sector servicios continuó en expansión”, enfatizaron.

INFLACIÓN
En cuanto a la inflación, el banco mantiene sin cam­bios su proyección de infla­ción de 2,8% para este año y de 4% para 2020. “Los precios al consumidor su­bieron 0,4% entre octubre y septiembre, un poco más que lo esperado de acuer­do a la última encuesta del banco central (0,2%). No obstante, la lectura de doce meses se desaceleró por ter­cer mes consecutivo a 2,4% desde 2,6% en septiembre, y se mantuvo en la zona inferior del rango meta del BCP (4±2%). En octubre, los precios de la carne vacuna aumentaron debido a una menor oferta de ganado afectada por condiciones climáticas adversas. La de­preciación del guaraní, por su lado, impactó en precios de los bienes durables de origen importado. La infla­ción núcleo tocó su mínimo desde mediados de 2015 al ceder a 2,3%”, señala el in­forme.

CRÉDITOS
El análisis destaca que los créditos al sector privado en guaraníes se expandieron 16,8% anual en 3T19 (13,6% en términos reales), lo cual va en línea con una recu­peración de la actividad, mientras que los préstamos denominados en dólares aumentaron 3,2% anual en el mismo periodo. Los depósitos, por su parte, se expandieron 7,5%, mientras que los denominados en moneda extranjera aumen­taron 3,6%.

Por otra parte, Itaú consi­dera que el índice de moro­sidad refleja la contracción de la actividad en la primera parte del año.

El atraso en el pago de los créditos del sistema ban­cario alcanzó el 3,2% de la cartera en agosto, por enci­ma de 2,4% a fin de 2018. En el caso de los créditos de las empresas financieras, el ín­dice de morosidad aumen­tó a 6,0% desde 4,7% en el mismo período.

También podría gustarte