El dólar golpea al comercio fronterizo

El comercio fronterizo cuenta con un aliciente desde inicios de año con el aumento del cupo de compras a US$ 500, pero el alto costo de la moneda americana ante el real, juega una mala pasada a la actividad comercial. En Ciudad del Este, están conscientes que los compristas vienen más, pero compran menos, por esta combinación negativa.

En el análisis de la mayoría, antes cuando el cupo de compras era de US$ 300, los turistas compraban más porque la cotización del real ante el dólar no estaba tan alta. Actualmente, 1 US$ equivale a R$ 4,18, de acuerdo al cambio local, cuando que hasta el “2 por 1” en la conversión de la moneda americana a la brasileña les era más factible.

“Vienen los turistas, aumentó el movimiento, pero lo que respecta al cambio es la traba para el flujo de compras. Hay días que pareciera que hay poca gente en las tiendas, pero es cuando vendemos más, es increíble, pero es así, a veces se llena el shopping y las ventas no coinciden con esa cantidad de gente”, relató Fredy González, de una tienda de calzados deportivos en el microcentro.

El pedido a las autoridades locales de mejorar el acceso al país, la seguridad, los servicios básicos, es también un detalle permanente de parte de los representantes del sector empresarial y comercial, para que la urbe sea atractiva y de interés, no solo para los brasileños, sino para otros extranjeros que visitan la región de las tres fronteras.

TENDRÁ UN IMPACTO POSITIVO
Natalia Ramírez Chang, asesora de la Cámara de Comercio de Ciudad del Este, explicó que todavía es temprano para evaluar los resultados del aumento de la cota, pero con lo que están viendo y lo que se avizora para la economía brasileña y regional, considera que será de manera muy positiva.

La empresaria recordó que el movimiento comercial se mantuvo muy bajo en la frontera durante el 2019, solo con una leve mejoría a fin de año, pero desde el anuncio del aumento de la cota, aumentó la esperanza en los turistas y comerciantes.

“Ciudad del Este está recibiendo más turistas, comparado a los meses anteriores, se siente que empieza a recuperar un poquito la economía del Brasil. Se ve familias enteras por la propia época de vacaciones, pero bastante animados y haciendo compras, tranquilos, sin miedo”, explicó Ramírez Chang.

También podría gustarte