Interfisa se capitaliza para fortalecer el crédito a las Mipymes

Interfisa Banco anunció la semana pasada el incremento de su capital social a G. 187.000 millones con una integración de G. 80.000 millones y, además, la aprobación de una emisión de G. 100.000 millones con el fin de alcanzar un capital total de G. 250.000 millones y apostar a los sectores del consumo y de las pequeñas empresas para posicionarse mejor en el mercado.

El gerente general de la compañía, Rafael Lara, indicó que esto es una fuerte apuesta para dar fin al proceso de adaptación al sistema bancario, que presentó dificultades, y así posicionarse mejor en el mercado. La entidad cerró un año con utilidades discretas, con un nivel de morosidad por encima del promedio y con una rentabilidad del 0,14% sobre sus activos.

Lara recordó que Interfisa pasó de ser financiera a ser banco en febrero de 2015 y que en pleno proceso de transformación interna se dieron ciertas circunstancias en el mercado que dificultaron el proceso de adaptación, como la caída en los precios de los commodities y la imposición de tasas para tarjetas de crédito.

Explicó que la normativa no solo afectó a las transacciones con dinero plástico, sino que también entró a tallar dentro del cálculo de la ponderación de la tasa usuraria y al reducirse la misma, eso afectó al sector de microfinanzas, en el cual Interfisa incursiona, y que necesita una tasa más elevada porque supone un riesgo alto.

Apuntó que estos fueron factores ajenos a toda previsibilidad y que en medio de ese proceso lo que pasó fue que la empresa tuvo que salir de un segmento en el que tradicionalmente trabajaba para incursionar en otros de manera a rentabilizar el exceso de liquidez que quedó por la necesidad de bajar el porcentaje en sus créditos de consumo.

Dijo que tuvieron que colocar el dinero en otros segmentos, como el corporativo o como el de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), donde hay mucha competencia y al ser un sector con un riesgo mucho más atomizado, trabaja con tasas mucho más bajas. Explicó que al tener una estructura de fondeo en su mayor parte con depósitos a la vista con una tasa determinada, bajó el spread.

“Indudablemente hay un periodo de adaptación, se asumen costos de transformación desde el punto de vista tecnológico, de recursos humanos y desde el punto de vista de los procesos. Además siempre se buscó que los clientes que traíamos de la financiera no se sintieran incómodos, ahí es que Interfisa se propuso no perder clientes ya que se debe tener en cuenta que el gran fondeo de la compañía fue siempre su cartera de depósitos a plazo. Hay mucha gente que en promedio tiene sus depósitos a tres años de plazo”, explicó Lara.

Consideró que el proceso ha dado sus resultados y principalmente ha dejado aprendizajes, pero que es un mercado muy competitivo en el que se debe brindar no solo las facilidades de la cuenta corriente, sino también otros servicios que los diferencien de otros sectores de la competencia. Refirió que en el caso de Interfisa también buscan un relacionamiento mucho más cercano con el cliente, porque están acostumbrados al trato personalizado. “Nos caracterizamos por tener una cartera enfocada a las microfinanzas”, destacó.

PROCESO
TERMINADO
Por las coyunturas que se fueron dando en el mercado, el banco fue teniendo esos resultados paulatinamente menores, pero que Interfisa terminó un proceso de transformación el año pasado y empieza este 2020 con una visión en la que buscarán generar competitividad, no solamente por el lado de los servicios, sino por el fortalecimiento de capital que servirá para aumentar el flujo de caja.

Para el gerente, el proceso de transformación con la cuenta corriente es lento y el año pasado fue particular para la economía en general, con lo que si seguían dependiendo solamente del fondeo tradicional, los resultados seguirían apuntando a márgenes estrechos; con nueva capitalización podrán apuntar a resultados sustancialmente mejores y se podrán posicionar mucho mejor en las utilidades.

“Somos muy amigos del cambio, pero vamos a mantener la esencia. Terminamos el año pasado con un 74% más de capital duro y esto implica una confianza fuerte, esto tiene que ver con la historia de Interfisa que hace muchos años está en el mercado, pero como cualquier otra institución tiene que realizar ajustes naturales y lo importante es darse cuenta de cuando hay que realizar esos ajustes para adaptarse al mercado. Hay que diferenciarse, incursionar en productos nuevos y banca masiva”, expresó.

PRODUCTOS
Finalmente, expresó que si bien el 2019 no fue un buen año para el consumo, lo que pudieron notar desde la entidad financiera es que no se puede seguir sosteniendo la banca de consumo con el esquema de análisis de riesgo tradicional y que lo que harán es establecer motores de decisión para el segmento de consumo y de PYMES.

Apuntó que prepararán créditos preaprobados y que para el efecto será fundamental la información. Destacó en ese sentido, que Interfisa tiene un gran potencial porque cuenta con una base de clientes de hace 40 años.
“Eso no se logra de la noche a la mañana”, aseveró al momento de destacar que es esa información la que proyectan explotar fuertemente. “Es una base de datos importante. Esto es un cambio en el cual buscamos terminar el proceso de consolidación, incursionar en nuevos ámbitos y fortalecer la relación con los clientes que ya tenemos”, sentenció.

También podría gustarte