Icónico bar buscar seguir siendo parte de la historia asuncena

Antes que el aislamiento se hiciera presente cientos de paraguayos recorrían por las calles del centro capitalino, más que nada atraídos por los locales gastronómicos y de entretenimiento, que muchos de ellos se han convertido en un icono de la ciudad.

Este es el caso de la Chopería del Puerto, que luego de 22 años en la movida asuncena y más de 7.500 noches de pura diversión, cambiará de administración.

“Hemos superado a lo largo de este tiempo varias crisis económicas, enfrentamos la adversidad, crecimos, nos adaptamos, también nos achicamos y por sobre todo aprendimos. Hoy digo basta, a mis 74 años de edad, luego de haber estado al servicio de la noche los últimos 22 y dando prioridad a mi salud, tomé la decisión de poner a la venta la Chopería del Puerto. Con el fin de salvaguardar el trabajo de nuestros colaboradores en este momento de crisis y también cuidando el espacio tan valorado por nuestros clientes, busco alguien que quiera seguir manteniendo viva la llama de este espacio caóticamente hermoso”, era parte del comunicado que el fundador y propietario del establecimiento, Mario Moguilner, publicó a través de las redes sociales.

El dueño manifestó que en estos años de servicio al público le toparon momentos muy malos y buenos de la economía de los cuales pudo rescatar algo, además, pese a que el pedazo del centro donde están ubicados no es el mejor, pudo levantarlo con mucho trabajo, ayudando a la rehabilitación cultural de la zona.

“Llego el punto en donde esta situación no solo me toca a mí, sino que a todo el mercado a causa del coronavirus, y me toca a una edad avanzada y sin la fuerza de querer luchar esta batalla”, mencionó.

La venta tiene dos motivos principales: cuidar las fuentes de trabajo que posee el lugar y la trayectoria que supo ganarse la chopería, algo que transciende más allá de Moguilner.

“Es algo muy conocido tanto por el mercado local como por los turistas que visitan el centro. Tampoco queremos privarle a la gente de este espacio solo por problemas personales. Queremos que otra persona pueda seguir con este proyecto que tiene tanta historia”, resaltó.

Confesó que desde hace tiempo su familia trataba de convencerle para que delegue el tema, ya que el trabajo de la noche no es nada fácil.

Sobre el acuerdo que se llegue a concretar con la persona interesada, resaltó que cambiar el nombre del local no tendría mucho sentido porque el principal valor del negocio está ahí por ser una marca conocida.

“Queremos que se absorba el personal actual con todo el negocio en funcionamiento. La chopería estuvo abierta hasta la semana antes que empiece la cuarentena con muchos clientes siempre, si bien son tiempos difíciles las probabilidades de que un negocio que funcionó los últimos 22 años siga, son mucho más altas a emprender uno nuevo ahora”, expresó.

Moguilner añadió que menos de 24 horas ya tuvo muchísimas consultas de personas interesadas y curiosas. Además, destacó que también recibieron mensajes de clientes quienes agradecieron por todo y dieron sus buenos deseos a la familia.

“La comunidad que hay entorno al local es bastante grande, clientes, colabores, amigos de la casa, artistas que están presentes en este momento”, concluyó el propietario.


También podría gustarte