Despidos en bancos podrían generar problemas a la Caja

Por cada jubilado hay 4,5 aportantes activos

José Caballero, presidente de la Caja de Jubilados Bancarios, exhortó a los agentes del sistema financiero a mantener nóminas ante la dura situación que se vive actualmente ya que es el sector con más espalda para poder hacerlo. Apuntó que si bien todavía las desvinculaciones realizadas hasta el momento no representan una amenaza para las jubilaciones, podrían serlo a futuro.

Dijo que el sistema de reparto solidario que ha adoptado históricamente esta institución depende en gran medida de los aportes de los activos, los cuales son la principal fuente de ingresos ya que no hay depósitos.
“No hay explicación de porqué tiene que haber despidos masivos en los bancos si la rentabilidad no ha caído todavía a una situación de mucha significancia para cortar los gastos en nóminas y seguir manteniendo el nivel. La rentabilidad no ha caído, es la industria que más dinero ganó el año pasado en un periodo difícil para la economía. Los bancos generaron US$ 465 millones y es un número bastante bueno que este año pueda tener algo de equilibrio para dar apoyo a los empleados”, dijo.

ESFUERZOS
Recordó que inclusive hay sectores muy perjudicados que, sin embargo, han mantenido nóminas al margen de no producir y puso como ejemplo a los restaurantes y clínicas odontológicas que hacen el esfuerzo. Sin embargo, si las instituciones que son las arterias de la economía van a cortar nóminas no se estaría jugando con sinceridad y simplemente en dos o tres meses no hubo colocación de créditos al nivel que se quería, pero es una situación coyuntural de crisis.

Explicó que todavía no tienen los informes precisos de cuántos despidos ha habido hasta el momento, pero de manera extraoficial se sabe que son más de 200 personas que fueron desvinculadas de sus puestos de trabajo, sobre un universo de 12.000 funcionarios bancarios que están aportando a la caja y que por el momento, gracias a la solvencia de la entidad todavía no hay problemas con la proporción, pero sí es un elemento a tener en cuenta para el futuro cercano.

LIQUIDEZ
El impacto no es muy fuerte por los despidos, pero en caso de que haya una secuencia de despidos masivos en los distintos bancos, esto significa un problema en la liquidez y los pagos a los jubilados, ya que la proporción hoy está en 4,5 funcionarios activos por cada jubilado que cobra un promedio de G. 8 millones mensuales y en caso de que esta relación se vaya achicando, las personas mayores que han aportado toda su vida serán las perjudicadas.

Refirió que además, los préstamos que dan a los afiliados en la caja, además del reparto solidario, sirven a mucha gente para mejorar su calidad de vida ya que por las bajas tasas y las altas líneas de crédito inclusive acceden a la vivienda propia, y el sistema financiero tiene la capacidad de mantener los empleos porque ha ganado mucho dinero en los últimos años.

JUBILADOS
Agregó que por la calidad de vida que han tenido los jubilados de este sector, la tasas de mortalidad es muy baja y muchos de ellos superan los 80 años, con lo que existe la imperiosa necesidad de mantener los aportes de aquellos que están activos en buena relación con la cantidad de jubilados para poder seguir cumpliendo con las obligaciones del sistema de aportes y pagos.

“Se podría simplemente esperar a ver cómo se mueve la situación o tener una expectativa un poco menor a los US$ 465 millones, pero tener ese rostro social hacia todos los trabajadores. Yo no digo que haya que justificar un correcto sumario a una persona, pero despedir masivamente sin motivos significa que no estamos entendiendo la crisis que se está generando y es una bofetada para otros sectores que por meses no tuvieron ingresos y aun así siguen manteniendo trabajadores, ese es mi mensaje”, sentenció.


También podría gustarte