Facturación electrónica posicionaría al país

Implementación de sistema puede ayudar a disminuir la evasión fiscal

De cumplirse el plan piloto de la Subsecretaría de Estado de Tributación, se emitirían las primeras facturas electrónicas para finales del año, lo cual significaría un avance clave en el fortalecimiento de la competitividad e imagen del país, así como una importante mejora en los procesos administrativos y contables de pequeñas y grandes empresas.

“La implementación de la facturación electrónica, aparte de ser un proyecto muy ambicioso, posiciona al Paraguay al nivel del primer mundo”, dijo Nadia Gorostiaga, socia del Departamento Impositivo y Legal de la consultora PwC Paraguay.

Gorostiaga afirmó que desde PwC creen que el impacto principal de adoptar este nuevo sistema será el acceso que tendrá el fisco a información de mayor calidad y confianza. Al tener toda la información de la facturación en formato digital, añadió Gorostiaga, los controles de la administración van a mejorar, con disponibilidad en tiempo real de los datos de ambas partes de una transacción, lo cual también tendría como efecto una mejora en la recaudación. “Esto incluso puede implicar una reorganización de la administración en sus procesos de control, pues los cruces de datos de la SET se podrán hacer en menor tiempo, dificultando la evasión por parte de empresas.”

“En el Cono Sur casi todos los país poseen facturación electrónica, y si el Paraguay tiene la intención de ser un país que alcance el grado de inversión esta implementación es muy importante,” dijo Gorostiaga.

Desde PwC también destacan que está transición no es solamente una cuestión tecnológica, sino que también implica cambios culturales dentro de la gestión de la empresa, que a medida se hagan de forma planificada la implementación del nuevo sistema será más provechoso.

“No hay que esperar a que haya una obligación a implementar la factura electrónica, porque cuando uno empieza la transición a último momento empiezan los problemas,” acotó Gorostiaga. “Si uno hace esto de una manera organizada, ya viendo desde antes cómo funciona la operativa de la empresa y empezando a capacitar al personal, este proceso puede ser provechoso tanto para la empresa como para los empleados.”

MODELO DIFERIDO

El mecanismo propuesto por la SET para el sistema de facturación electrónica es el modelo diferido, que provee un plazo de 72 horas en el cual una empresa puede transmitir los documentos a la SET para su validación. Este modelo, a diferencia de uno de autorización simultánea, está pensado para evitar inconvenientes ocasionados por cortes de energía eléctrica o interrupciones en el la conexión de internet.

En lo que respecta a los sistemas informáticos necesarios para llevar a cabo la facturación electrónica, Gorostiaga comentó que según la información que manejan de la SET, las pequeñas empresas van a tener una facilidad a la hora de la transición, incluso con la posibilidad de un software proveído por la administración tributaria.

“En un periodo posterior se van a facilitar las cosas. Cuando la facturación electrónica llegue a ser masiva, los proveedores de los sistemas informáticos van a bajar sus costos porque su mercado será mucho mayor; hoy capaz su mercado objetivo sean solo las grandes empresas, pero el día de mañana serán todos los contribuyentes, incluidas las pymes,” añadió  Gorostiaga.

facturación electrónicafacturasimpuestosPwCSETtributación