Guerra comercial tiene efecto inesperado

Trump ha arremetido en los flujos del negocio mundial

El Economista, México

WWW.eleconomista.com.mx

Unos días antes de Navidad, el buque de portacontenedores “SM Shanghai”, se dirigía hacia el puerto de Long Beach en California. Justo por delante y al final de un viaje de 11 días desde China, el “Ever Lucent” iba rumbo al cercano puerto de Los Ángeles, donde el “Thomas Jefferson” se preparaba para zarpar en dirección opuesta, hacia Xiamen.

En otras palabras, la economía global avanzaba muy bien en una de las rutas marítimas más concurridas del mundo, pese a las guerras comerciales.

De hecho, la arremetida del presidente Donald Trump contra la globalización ha tenido un efecto paradójico en los flujos del comercio mundial. El apuro por adelantarse a nuevos y mayores aranceles, particularmente a las importaciones estadounidenses desde China, ha motivado a minoristas y otras compañías del país norteamericano a aumentar los pedidos, lo que ha elevado los volúmenes en los puertos nacionales.

“Las bodegas y los centros de distribución están llenos en el sur de California”, señaló Phillip Sanfield, vocero del puerto de Los Ángeles. “Estamos experimentando algunos problemas logísticos en los puertos de San Pedro porque hay mucha carga”.

Después de un activo 2017 en el cual el puerto de Los Ángeles movilizó el equivalente a 9,3 millones de contenedores de envío, un récord histórico, un atareado mes de diciembre lo tiene camino a registrar otro año récord en el 2018, según Sanfield.

Importaciones
Pese a los esfuerzos de Trump tendientes a reducir el apetito de su país por los productos de fabricación extranjera, EE.UU. importó más bienes y servicios en términos de valor que nunca en octubre, según datos más recientes del Departamento de Comercio. Las exportaciones estadounidenses estuvieron cerca del récord mensual establecido en mayo.
Los volúmenes récord en los puertos de la costa oeste ilustran al menos una tendencia incómoda para Trump: su guerra comercial hasta el momento ha hecho más para reducir las exportaciones estadounidenses a China que disminuir las importaciones desde el gigante asiático.

internacionalesRIPE