Argentina: El país en crisis, según Wall Street Journal

Economía se encuentra estancada hace más de 70 años

El diario financiero estadounidense The Wall Street Journal publicó el miércoles un artículo en el que asegura que la nueva crisis económica que atraviesa la Argentina refleja la imposibilidad del país de romper con un patrón que, de manera cíclica, repite desde “hace más de 70 años”.

El artículo señala como el componente principal que, a través de un déficit fiscal endémico que financia mediante emisión o deuda, el país “ha vivido por encima de sus posibilidades prácticamente todos los años desde 1950, excepto por algunos en la década del 2000 cuando el precio de la soja despegó. Y agrega que “a su modelo proteccionista cerrado al libre comercio, con compañías ineficientes, le resulta complicado generar suficientes dólares a través de exportaciones para pagar su deuda soberana en esa divisa”.

La nota periodística se apoya en cifras para fundamentar su premisa: indica que Argentina se encuentra en camino a un nuevo default -por US$ 115.000 millones- “solo 18 años después de su última gran crisis” y destaca que a lo largo de los últimos 60 años recibió “casi 30 rescates por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI)”. “La mayoría de ellos traía aparejada la condición de imponer estrictas medidas de austeridad que Argentina con frecuencia no siguió”, agrega.

Los periodistas encuentran el inicio de este patrón en las primeras presidencias de Juan Domingo Perón, y aseguran que las distintas etapas del ciclo descripto suelen tener un color político asignado. “Políticas de alto gasto implementadas por peronistas suelen continuar con un oponente no peronista elegido para lidiar con las consecuencias económicas, que usualmente implican medidas de austeridad impopulares”, grafican, apoyándose en los casos de presidentes no peronistas que no finalizaron sus períodos.

Por ello, Argentina tiene el “dudoso título” de ser la economía emergente más volátil del mundo. “La economía tiene los niveles más altos de inflación en de la historia reciente, con una mediana de 220% anual desde 1980”.

En otro pasaje del artículo, Pérez y Dube aseguran que, en contraste con el ciclo favorable que tuvo lugar después de la crisis del 2001 -el “boom de las commodities propulsado por el crecimiento de China”- las condiciones económicas no están dadas para esperar un rebote significativo en el futuro cercano.