El Ejecutivo reglamentó el PGN 2020

Establece restricciones a gastos corrientes

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, firmó ayer el decreto Nº 3264 que establece la reglamentación para la ejecución de la Ley Nº 6469/2020 del Presupuesto General de la Nación (PGN) para este año.

El anuncio fue realizado por el asesor legislativo de la Presidencia, Hernán Huttemann. “El presidente acaba de firmar el decreto por el cual se reglamenta la ley del presupuesto y a partir de ahora ya se cuenta con las normas y los procedimientos que permitirán a las instituciones la ejecución de sus presupuestos”, explicó.

Según informaron desde el Fisco, mediante el decreto se dictan medidas que buscan la racionalización del gasto público. Es así que se establecen restricciones a ciertos gastos corrientes relacionados con el pago de complementos salariales, tales como horas adicionales, subsidio familiar, la contratación y el nombramiento de nuevo personal, así como los aumentos salariales a funcionarios permanentes y contratados sin concurso público previo.

Además, se reducen los montos asignados en concepto de viáticos al exterior, manteniéndose la obligatoriedad en la compra de pasajes aéreos en clase económica y se establecen incompatibilidades en las asignaciones por viáticos al interior del país.

Asimismo, se limita la compra de vehículos y el uso de combustible, así como la provisión del servicio de catering, gastos protocolares (arreglos florales), uniformes y obsequios. Por otra parte, estipula la obligatoriedad de la publicación en el portal de Contrataciones Públicas de los programas y proyectos ejecutados a través de agencias especializadas u organismos internacionales.

El presupuesto 2020 es de unos G. 86,3 billones, la financiación incluye el 50% de los fondos institucionales, 35% de los recursos del Tesoro Público (impuestos) y otro 10% con créditos externos. Este año es la primera vez que se implementa el presupuesto con un enfoque por resultados, en donde serán medidos indicadores de cumplimiento para cada programa o área, en lugar de la ejecución presupuestaria de lo asignado.