Optimismo tropieza con la dura realidad

Bloomberg

Las ventas minoristas de Brasil crecieron a la mitad del ritmo esperado por los analistas, limitando un mes de datos decepcionantes que arrojan un balde de agua fría sobre el optimismo en torno a la recuperación de la economía más grande de América Latina.

Las ventas crecieron solo 0,6% frente al mes anterior a pesar de las ventas del Black Friday, informó la agencia nacional de estadísticas el miércoles, tras la emisión de las cifras de producción industrial y del sector de servicios que tampoco cumplieron con las previsiones. Los resultados contradicen las predicciones de crecimiento de los analistas, que han aumentado constantemente en las últimas semanas.

Las tasas swap cayeron mientras los inversionistas reflexionaban si la economía más grande de América Latina necesita más estímulos monetarios para sostener una recuperación incipiente.

El banco central ha recortado la tasa de interés de referencia a un mínimo histórico, en medio de una inflación moderada, mientras la administración del presidente Jair Bolsonaro avanza con reformas favorables al mercado. Al mismo tiempo, casi 12 millones de personas están desempleadas y la confianza del consumidor ha tardado en recuperarse.

“Los números de hoy fueron sustancialmente inferiores a las expectativas del mercado, destacando que la economía aún no está fuera de peligro”, dijo Andrés Abadía, economista internacional sénior en Pantheon Macroeconomics y uno de los principales pronosticadores minoristas de Brasil en las encuestas de Bloomberg. “Junto con la debilidad del sector industrial y de servicios estrechamente relacionados con la fabricación, esto respalda nuestra opinión de que se necesita un mayor estímulo monetario”, dijo Abadía.