Comerciantes hablan de un bajón del 60% en las ventas de 2019

SALTOS DEL GUAIRÁ

Noelia Duarte
Corresponsal CDE

La Cámara de Comercio de Saltos del Guairá informó que en el 2019 tuvieron un 60% de bajón en las ventas y eso repercutió en un 50% de desempleo en el sector comercial.

Al respecto, su titular, Tito Rojas, dijo que tienen que encontrar una salida para recuperar la competitividad en la frontera.

Rojas, uno de los impulsores de la Ley de Tiendas en Franja Fronteriza (TFF), salió al paso de las expresiones de gremios de importadores y comerciantes de la capital del país que indican que con esa normativa habrá una caída considerable en las recaudaciones del fisco. Según explicó, existe un 30% de las ventas que deben ser legalizadas dentro de la economía nacional, con lo que se tendrá mayor volumen de ventas y eso favorecerá a una mejor recaudación.

“Buscamos un comercio favorable, que se mueva como años anteriores. Feprinco y compañía no miran el interior y generan intereses encontrados. Nosotros estamos en buscar estrategias y no perder la economía en el interior del país”, explicó el empresario Tito Rojas.

Las empresas y comercios de las zonas fronterizas aportan el 35% a la economía nacional, con el turismo de compras, según el titular de la Cámara de Comercio de Saltos del Guairá y mencionó que basta solo con mirar los aportes al Instituto de Previsión Social (IPS) para entenderlo. Sin embargo, insistió que están perdiendo espacios para los países de la región porque la actividad comercial está castigada.

Rojas criticó al viceministro Óscar Orué quien tampoco está de acuerdo con la aplicación de la Ley de TFF, porque existe un déficit presupuestario de U$ 300 millones. A su parecer, él mira el proyecto desde una óptica negativa, cuando que el plan es el de facilitar la vida a los trabajadores, devolver la competitividad al comercio y con eso generar más ingresos.

Lo mismo expresó sobre los riesgos a los que se podría exponer el país ante los controles de Gafilat, según sus colegas de la capital. “Con el tema de los controles de Gafilat que dicen habrá más riesgos de lavado de dinero, es todo lo contrario, nosotros pedimos un ordenamiento jurídico y tributario, queremos pagar impuestos y si pagamos un impuesto amigable, ¿Por qué vamos a querer evadir?, es absurda esa apreciación”, puntualizó el empresario de Saltos del Guairá.

AFECTADOS

Las ciudades como Saltos del Guairá y Pedro Juan Caballero están mucho más afectadas con el bajón del turismo de compras, según Rojas, porque es el único sistema de ingreso que tienen en esas urbes.

Explicó que Ciudad del Este cuenta con otros ingresos como la maquila y otros emprendimientos, pero que tampoco lo excluye de la crisis comercial que hay en la región.

Vaticinó que cuando activen al 100% las tiendas francas en Rio Grande do Sul, Foz de Yguazú y otras ciudades brasileñas, sentirán los embates si no se toman las medidas correctivas con antelación, porque clientes de las ciudades como Mundo Novo, Guaira, Umuarama, Palotina, Maringa, Cianorte y otros, optaran por los mejores precios que van a tener en los duty free dentro de su país.

“Tienen que entender que estamos en puertas de perder el comercio fronterizo y tienen que saber que hay muchas personas que pueden quedar sin empleo si esto va a pique”, concluyó.