5 métodos comprobados para ganar dinero rápido

Opciones para obtener ingresos en crisis

David Chamorro
@_davidchamorro

Quizás como emprendedor ya prácticamente no te queden alternativas al momento de reinventarte, los créditos todavía no se aprueban, la ayuda del Estado se hace esperar y ese “colchón financiero” (ahorro, préstamo anterior, pequeño capital) ya está llegando a su fin. Lo peor sería tener que cerrar definitivamente las puertas de tu empresa que con tanto sacrificio construiste.

Por eso, Robert Kanaat, creador, ingeniero, autor de varios libros y emprendedor, comparte a través de las páginas de Entrepreneur un sinfín de métodos comprobados para generar ingresos rápidamente. Si bien, de la treintena de opciones dictadas por él no todas se adaptan a las condiciones locales, existen varias que son perfectamente aplicables y las compartimos a continuación.

5 MÉTODOS
La primera opción, según Kanaat, es trabajar en plataformas de servicios tercerizados de transporte, como Uber o Muv en Paraguay. Esta es la mejor oportunidad para ganar dinero rápido, pudiendo organizar tus propios horarios e itinerarios que no se interpongan con tu proyecto principal, o por qué no, empezar a ahorrar con esos ingresos para invertir en tu proyecto definitivo.

Participar en estudios de mercado. Si bien esta alternativa es un tanto relativa porque se depende de la coyuntura, del auge de las mismas en determinada época del año, siempre existe alguna que otra empresa pidiendo voluntarios, ya sea para tener su opinión sobre determinados productos/servicios o para testearlos directamente.

El tercer punto, bastante útil y práctico, sería vender/revender todo tipo de artículos que ya no estemos utilizando, desde libros hasta electrónica, en plataformas de compra-venta masivas. Todo es cuestión de una buena foto, una descripción clara y un precio accesible; tal vez, ese viejo disco pueda ir a parar a mejores manos mientras te quedas con buen efectivo en tus bolsillos, listo para disponerlo en tus necesidades.

Servicios a domicilio. Desde cuidar niños, pasear perros, limpiar la piscina, cortar el pasto o, enseñar matemáticas, pueden ser posibilidades más que válidas cuando los ingresos no llegan por ningún lado. Dependiendo ya de cuál es tu área fuerte, el resto es solo cuestión de actitud y una sonrisa. Existe hoy mucha gente que pagará bien por estos servicios con tal de no salir de casa y exponerse.

Dos en uno: alquila una pieza y vende tu ropa a tiendas que ofrecen prendas de segunda mano. Por un lado, quien más quien menos, tiene en la casa un pequeño rincón que no utiliza, pudiendo ser acondicionado como habitación para alquilar (a bajo precio, por supuesto) a estudiantes o personas que ya no tienen donde quedarse a vivir por el impacto pandémico.

Y, por último, esa ropa guardada con olor a naftalina podría lucir mejor en alguien que lo necesita más y a un menor precio. Algunos vestidos, trajes, o por qué no, ropa del bebé que casi no se usó, puede venderse y traducirse en un poco de dinero en el bolsillo, que más allá de no ser millones ayudarán como un pequeño oxígeno.


Destacado