ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Columnas

¿Vamos al dólar?

Cuando pienso que el guaraní fue creado en 1943, que empezó a circular en 1944, que jamás se le cambió el nombre ni se le quitó cero alguno, me pregunto cómo hicimos para mantener esas características durante tres cuartos de siglo.

 
 
 

Es cierto que hace sesenta años el pasaje de ómnibus costaba 10 guaraníes y hoy 3.000. Pero eso es achacable a la inflación, no a la falta de solidez de la moneda. Un corte de cabello costaba US$ 0,25 (un quarter) en 1903 en EE.UU.; hoy, US$ 27 en una barbería estándar de Nueva York. Los españoles pagaban 0,60 pesetas un kilo de pan en 1900 y 230 cuando un siglo después se pasaron al euro.

Digo esto porque hay países que de puro desesperados están pensando en reemplazar su moneda por el dólar, como es el caso de Venezuela en donde la relación dólar-bolívar ha perdido todo sentido al punto de que el salario mínimo actual de 1.300.000 bolívares equivale a US$ 2,15. Si los venezolanos quisieran equiparar el ingreso mínimo paraguayo –que no está entre los más altos de América Latina- deberían ganar un mínimo de 194 millones de bolívares.