ícono volver atrás
icono de buscador
 
5D logo

Editorial

Una vieja e irremediable historia

Hay productos argentinos muy baratos gracias a la diferencia de cambio generada por una moneda de nuevo en caída libre.

 
 
 

Los alimentos frescos de origen animal tienen en su comercialización un factor crítico que es la cadena de frío. Todos los tipos de carnes están afectados por esa condición y que lleguen a las góndolas en perfecto equilibrio de temperatura depende de la seriedad con que supermercados y despensas encaren este importante renglón alimenticio.

Pero, ¿Cómo se puede ofrecer garantías de calidad e inocuidad, por ejemplo en la carne de aves, si se la ofrece sin certificación de origen y sin que conste que la cadena de frío no ha sido cortada en ningún momento? Esto ocurre especialmente con pollos y gallinas introducidos de contrabando de Brasil y, en creciente cantidad, de Argentina, cuyos productos de consumo masivo están de nuevo muy baratos gracias a la diferencia de cambio generada por una moneda de nuevo en caída libre.